Únete a los más de 40.000 docentes de latinoamérica que cada semana reciben las actualizaciones de Educrea en su correo electrónico.

Desde 1999, Capacitación, Perfeccionamiento y Actualización Docente en todo Chile

Home » Biblioteca Docente » Didáctica » Las dinámicas grupales en el área educativa

Las dinámicas grupales en el área educativa

Escrito por: María Luz Piñeyro

Introducción.

El hombre ha vivido experiencias grupales desde siempre pero el concepto de de “grupo” es históricamente reciente y más recientes son aún, los estudios que se centran en los grupos y sus dinámicas.

Actualmente, al definir un grupo, se hace referencia a un conjunto interrelacionado de personas, que persiguen un proyecto en común, entre las cuales se establecen relaciones afectivas, roles diferenciados y se comparten creencias y normas.

Los fenómenos grupales expresan un campo temático donde confluyen diferentes disciplinas, abordajes y metodologías de estudio. Los desarrollos teóricos del tema grupal emanan de diferentes disciplinas y distintos ámbitos.

De manera gradual, las teorías grupales fueron integrándose al campo pedagógico. Actualmente, se puede afirmar que la Dinámica de Grupo es un campo de conocimiento dentro de la Psicología Social que se ocupa del estudio de la conducta de los grupos como un todo, de sus interacciones y funcionamiento y de derivar un conjunto de técnicas que aumente la operatividad de los mismos.

Estas técnicas, denominadas “dinámicas de grupo aplicadas” , “técnicas de grupo” o “dinámicas de trabajo grupal”, son procedimientos sistematizados de organización y desarrollo de la actividad grupal. Permiten la acción y desarrollo del grupo, siguiendo un objetivo determinado. Las mismas no deben considerarse como fines en sí mismos, sino como instrumentos para el logro de los objetivos grupales

Cabe destacar, que en el área educativa, es bastante común que se empleen de manera “automática”, sin planificación ni registros, sin marcos teóricos o confundidas con otros recursos didácticos.

Elección de la técnica adecuada:

La elección de la técnica correcta para cada caso es función del conductor o coordinador del grupo, excepto cuando el grupo sea lo suficientemente maduro como para autogestionarse .

Variables a tener en cuenta en la selección de una técnica:

  • Objetivos del grupo: Clarificar de antemano qué se espera lograr con la utilización de la técnica para luego revisar el conjunto técnicas disponibles para el logro de ese objetivo.
  • Tamaño del grupo: Recordar que el comportamiento del grupo depende en gran medida de su tamaño. El grupo pequeño tiene mayor cohesión , intimidad, seguridad y confianza.
  • Madurez y entrenamiento del grupo: Considerar este criterio alseleccionar la complejidad de la técnica y su naturaleza, ya que algunas ponen en juego costumbres adquiridas o son muy movilizantes, otras requieren entrenamiento previo, etc.
  • Ambiente físico y recursos que se poseen: Evaluar las condiciones reales en que se desarrollará el trabajo, necesidades de espacio, recursos físicos y humanos, tecnología, tiempos, etc.
  • Condiciones y características del medio externo: Tener presente el contexto social, económico e institucional.
  • Características de los miembros del grupo: Pensar en sus edades, experiencias, expectativas, nivel de instrucción y prácticas anteriores. Es importante tener en cuenta que las técnicas de grupo en educación no son terapéuticas como efecto primario, por lo que no deben centrarse en dificultades de personalidad de algún miembro.
  • Capacitación del coordinador: Evaluar la propia capacidad de proponer y realizar una técnica.

• Sugerencias atener en cuenta por el coordinador.

  • Abandonar la postura de profesor o directivo tradicional, reprimir los deseos de disertar o ser el centro.
  • Ser facilitador del trabajo. No presionar al grupo, escuchar atentamente y cumplir con el rol.
  • Confiar en el grupo, en sus capacidades y valores. Tener paciencia, no desalentarse ni desalentar ante errores o fracasos. Dar tiempo al aprendizaje.
  • Poner en discusión aquellos aspectos que el grupo pueda decidir efectivamente. No solicitar opiniones o decisiones que de antemano sepa, no serán tenidas en cuenta.
  • Tener en cuenta todo lo que pasa en el grupo. Considerar no sólo lo racional, también los sentimientos y emociones de las personas ya que siempre están en juego.
  • Analizar las propias dificultades, inhibiciones y temores para enfrentarlos con claridad. No subestimarse ni sobreestimarse.

Diferenciación de las dinámicas grupales según los objetivos:

En educación, la aplicación de las técnicas se desarrolló con mayor amplitud en el ámbito del aprendizaje escolar.

Es importante diferenciar el encuadre de las técnicas grupales del de otras formas de trabajo desarrolladas por la Didáctica de Grupos.

Las didácticas grupales son metodologías que desarrollan algunas formas en las que los alumnos trabajan asociados bajo consignas como “trabajo en equipo”, “grupo de estudio”, etc. En estos casos se buscan formas de trabajo colaborativo, con distribución d e tareas, pero no se sustentan en un “grupo” , sino en un “conjunto de personas que trabajan juntas” y que no necesariamente conformen un verdadero grupo.

Muchos docentes utilizan herramientas de didáctica grupal confundiéndolas con las dinámicas grupales. Es importante esta distinción para tener claridad a cerca de los diferentes sustentos teóricos y metodológicos que sostienen las diferentes propuestas.

Emplear técnicas grupales es conocer sus principios conceptuales, el trabajo sobre el “grupo” con objetivos determinados en función del mismo, con una planificación adecuada, seguimiento y coherencia.

• Ejemplo de dinámicas grupales:.

  • La actitud de escuchar en parejas
  • Objetivos de la técnica: Que los participantes conozcan y valores la actitud de atender y escuchar en el favorecimiento de la participación grupal.
  • Técnica: Trabajo en parejas.
  • Tiempo aproximado: 30 minutos.

• Desarrollo de la técnica:.

  1. Se forman grupos de diez a doce personas.
  2. Se forman parejas. En el término de dos minutos, uno cuenta a otro algo importante que hizo o vivió en la última semana. El otro expresa con sus propias palabras lo que ha escuchado. El que ha contado evalúa el grado de exactitud de lo dicho por su pareja.
  3. Se repite el ejercicio invirtiéndose los papeles.
  4. En grupo se reflexiona sobre la capacidad de escucharse de las parejas. El coordinador puede ayudarse con preguntas como : “¿Sintieron que el otro lo estaba escuchando?” “¿Qué dificultades encontraron para escucharlo?”
  5. El animador señala brevemente algunos aspectos del tema e introduce al ejercicio que sigue.

• La actitud de escuchar en grupo:.

  • Objetivos de la técnica: ídem anterior
  • Técnica: Trabajo grupal.
  • Tiempo aproximado: 30 minutos.

• Desarrollo de la técnica:.

  1. El coordinar presenta el objetivo del ejercicio y explica la forma en se trabajará
  2. El coordinador propone un tema de discusión motivador y polémico. Puede también invitar al grupo a proponerlo.
  3. Los miembros del grupo discuten e intercambian opiniones respetando:
    * Cada vez que una persona va a comenzar a habalar, deberá resumir lo que dijo la anterior.
    * La persona que está resumiendo debe preguntar a la que recién hablo si resumió correctamente lo que dijo.
    * Si la persona ha resumido bien podrá dar su opinión sobre el tema.
    * Si no logra resumir correctamente, el grupo le ayudará a hacelo.
    * Durante el ejercicio el coordinador podrá hacer algunos señalamientos sobre la actitud de escuchar.
  4. Al final el grupo comentará cómo resultó el ejercicio.
  5. El coordinador recoge las ideas del grupo y las relaciona con el tema de la sesión

• Recomendaciones para la realización de estos ejercicios:.

  • Un ejercicio se realiza inmediatamente después del otro
  • Crear un clima de confianza donde las personas se sientan cómodas para hablar.
  • Lo más importante es la vivencia, por lo que es necesario escuchar cómo se sintieron los participantes durante el ejercicio y qué dificultades encontraron para escucharse.

Informe sobre la práctica de los ejercicios anteriores.

• Desarrollo de la práctica.

Trabajé con mis 16 alumnos de 3º grado. Cada uno de los ejercicios nos llevó aproximadamente 45 a 50 minutos. La práctica se realizó en el aula disponiendo las sillas en círculo.

Cuando todos se sentaron, expliqué el objetivo del ejercicio y los pasos que se irían cumpliendo. Las parejas se formaron sin dificultades pero, en general, llevó más de 2 minutos el contarle al compañero algo importante vivido en ese día o esa semana. Fue más ágil cuando se invirtieron los papeles. Cumplimentados los pasos, se hizo la reflexión en forma oral, la mayoría se sintió escuchado y pudo escuchar al otro, sólo en el caso de dos parejas se manifestaron “quejas”.

A continuación se realizó el ejercicio de trabajo grupal. Una vez presentado el objetivo de la nueva técnica y la forma de trabajo, propuse el tema “Juegos violentos y riesgosos en los recreos”.

Decidí al azar qué participante comenzaría con su exposición. El grupo discutió siguiendo las pautas del ejercicio aunque el ejercicio debió interrumpirse en varias oportunidades ya que la dinámicales resultó mucho más compleja que en la práctica anterior. Varios integrantes se enojaban cuando se les señalaba que no habían resumido bien.

Finalmente el grupo comentó cómo les habían resultado los ejercicios y yo anoté en el pizarrón las ideas principales para luego relacionarlas con el objetivo a modo de cierre.

• Conclusiones personales.

Creo que los ejercicios aportaron mucho al grupo en cuanto a reflexionar sobre sus vivencias, aunque me parece que muchos de los participantes aún no estaban maduros para realizar el de trabajo grupal. Pelearon mucho y les costó comprender la dinámica. Tal vez haya sido una práctica demasiado larga para aplicar con chicos de 9 años.

Debido al que grupo es de 16 alumnos, no pude cumplir con la cantidad sugerida en el módulo (10 ó 12 participantes) y esto tal vez haya actuado como obstaculizador de la tarea.

A pesar de los contratiempos, el grupo pudo reconocer las dificultades que tiene para escucharse, especialmente cuando se trata de un tema que los atañe a todos y en el que todos quieren opinar a la vez. Reflexionaron sobre lo mucho que les cuesta esperar el turno, atender lo que dice el otro y no pensar sólo en lo que yo tengo para decir, aceptar el error ante el señalamiento grupal y señalar los errores sin herir al otro.

Sobre el autor:
• María Luz Piñeyro.
Profesora para la Enseñanza Primaria, Técnica Superior en Conducción y Administración Educativas, Posgrado en Educación de Adolescentes y Adultos, Posgrado en Informática Educativa, Posgrado en Ciencias Sociales

Bibliografía:
• Cirigliano-Villaverde: “Dinámicas de Grupos y Educación”, Editorial Humanitas. 27 ed, Buenos Aires, 1997.
• Anziew-Martin:: “La Dinámica de los Grupos pequeños”. Editorial Kapeluz, 1984.

Fuente:
 www.contexto-educativo.com.ar