Desde 1999, Capacitación, Perfeccionamiento y Actualización Docente en todo Chile Acceso a plataforma online

Financiamiento SENCE - SEP - Otros

37° Escuela de Invierno

  • • 22 al 26 de julio de 2019
  • • 15 cursos simultáneos

Home » Biblioteca Docente » Didáctica » El diario creativo: una herramienta poderosa para el aprendizaje

El diario creativo: una herramienta poderosa para el aprendizaje

Escrito por: William F. Hammond. Florida, USA; Traducido por Edith Goel. Argentina

«Los educadores medioambientales de Estados Unidos promueven que sus alumnos elaboren un diario porque lo consideran una valiosa herramienta de apoyo a los objetivos de la educación en general y la educación medioambiental en particular. Cuando se les da a los estudiantes la oportunidad de ampliar su creatividad, la escritura de un diario puede ser divertida y un gran estímulo para el aprendizaje del mundo natural. Al llevar un diario, los estudiantes pueden mejorar sus destrezas de escritura y observación y esto los estimula a pensar y expresarse de nuevas maneras- visual, poética y científicamente-. En un diario de educación mediambiental estas destrezas se desarrollan en el contexto de la experiencia en el entorno. Entonces el diario se convierte en un registro personal del crecimiento de la capacidad de observación crítica del mundo que rodea a los estudiantes”

Los diarios en la educación medioambiental

El uso de diarios creativos en la educación medioambiental es consecuente con la neurociencia – que ha demostrado que dibujar y pintar sobre lo que experimentamos fija dicha experiencia en nuestra memoria a largo plazo y estimula el pensamiento relacional De esta manera, los diarios pueden ayudar a los estudiantes a desarrollar una relación personal de por vida con su medio ambiente. Nunca olvidarán la víbora que vieron, la ciénaga que cruzaron, la tortuga que tuvieron en sus manos o la tormenta cuando estaban en la canoa. Una vez que se traducen en palabras e ilustraciones, esas experiencias se archivan en la memoria para ser reafirmadas en el futuro. Pero más que ser un lugar para registrar observaciones y datos, el diario creativo es una fuente de descubrimientos nuevos. Ayuda a los estudiantes a identificar y comparar modelos y relaciones en el entorno y a reconocer eventos discrepantes y cambios de modelos. Es un espacio para reflexionar sobre estos descubrimientos, para formular hipótesis sobre la causa de su aparición y de criticar y revisar ideas. Después, al concluir la escritura del diario los estudiantes alcanzan una gran sensación de logro y piensan «soy el autor de este libro». A menudo aluden que llevar un diario creativo es una de las experiencias más enriquecedoras en la escuela.

El enfoque creativo

El diario creativo no es exclusivamente un diario personal, o de la naturaleza o la ciencia sino que combina todas estas formas. Se trata un estilo modelado en la tarea realizada por figuras del pasado. Leonardo da Vinci, Thomas Edison, Charles Darwin, Margaret Mead, Jonas Salk, Charles Russell y Aldo Leopold son algunos de los muchos ejemplos. Todos ellos escribieron y dibujaron en sus diarios, cada uno en su propio estilo. Así, su tarea va desde dibujos muy elaborados y prosa pulida hasta bocetos muy esquemáticos y notas informales. Sus diarios no eran registros sino lugares para la reflexión, la metacognición ( pensando en cómo se piensa y cómo se aprende), y para la exploración amplia y el insight sobre los eventos, actividades, observaciones y posibilidades del día. El enfoque creativo es abierto y a menudo requiere un replanteo para los maestros sobre el por qué y el cómo del empleo de los diarios en la clase.¿Por qué hacer que los niños lleven un diario?¿Deseo que haya más escritura? ¿O más dibujos? ¿Que piensen o se expresen con más profundidad? ¿Quiero proponerles oportunidades de un aprendizaje abierto orientado hacia los estudiantes?¿Quiero brindarles libertad a los estudiantes para que respondan creativamente a las tareas que se les da? ¿Quiero que ellos reflexionen sobre sus modelos de trabajo, sus estrategias de aprendizaje, o su expresión creativa? ¿Con qué frecuencia se les debe dar tareas? Estas son sólo algunas de las preguntas dignas de consideración. El enfoque creativo implica que tanto los maestros como los estudiantes se liberen de la noción de que el diario es sólo una herramienta de documentación escrita.

Para ayudar a los estudiantes a hacerse más creativos y entusiastas como escritores de diarios, considera lo siguiente:

– Recoge una colección de herramientas variadas. Prepara una caja con materiales para una clase de arte, que pueda ser desplazada con facilidad al aire libre y haz que los estudiantes y los padres participen en su equipamiento.

– Rescata papel reciclado y solicita a las tiendas de imprenta de la comunidad donaciones de papeles de colores. Yo trato de tener diferentes herramientas, como lápices, lapiceras, acuarelas, lapiceras a base de agua, lápices de colores, marcadores, tijeras, goma de borrar, papel para acuarela, distintos pinceles, botes para agua, goma de pegar y trozos de papel autoadhesivo transparente para cubrir hojas, arena y otros objetos que queramos pegar en nuestro diario.

– Haz que los estudiantes construyan sus propios diarios. Usa cartón o una tela gruesa para las tapas y papel reciclado para las páginas. Ata los libros con viejos cordones de zapatos, soga, tiras de cuero y argollas . Los estudiantes pueden juntar bolsos de papel y atarlos al diario para colocar artefactos importantes.

– Invita a los estudiantes a que desarrollen sus propias reglas para llevar su diario. Las reglas en sí no son lo más importante sino el hecho de que los estudiantes piensen en sus motivos para llevar un diario y la manera en que lo harán. Por ejemplo , una de mis propias metas es usar mi diario para convertirme en una persona más creativa e inventiva. Por lo tanto, debo aprender a pensar con más flexibilidad y probar muchas posibilidades distintas. Para estimularme a mí misma, creé una regla que limita el uso de mi lapicera o mi medio artístico preferidos a no más de tres hojas seguidas.

Descubrí que si cambio las herramientas con las que trabajo, también cambio mi manera de pensar. También debo aprender a tener más fluidez, entonces creé otra regla que dice que tengo que intentar varios trabajos creativos y no detenerme en el primero que me agrade. La fluidez requiere de mi motivación para trabajar en mi diario con regularidad. Por lo que establecí otra regla por la que debo hacer cosas que sean positivas y divertidas en mi diario; los únicos items negativos permitidos se refieren a respuestas a la pregunta: ¿»Qué aprendí de la estupidez que acabo de hacer?»

Explorando la naturaleza a nuestro alrededor

-Estimula enfoques creativos para llenar las páginas. Por ejemplo, yo uso el enfoque del tren intercontinental para el diario: escribo algunos items desde el principio del libro y otros al final y el libro se termina cuando ambas series de items se encuentran, en la mitad. Cosas de todos los días – notas, observaciones sin elaborar, hechos concretos, etc – se registran desde el final hasta el principio. Grandes ideas, pensamiento creativo, revelaciones singulares, y grandes items van desde el principio hasta el final. Asimismo, yo inicio cada diario con una «página de enlace» en la que coloco una imagen (un boceto o imagen pegada) y una reflexión escrita sobre quién soy y dónde estoy al comenzar este segmento de la ruta de mi vida. De esta manera me aseguro que cada diario es singular y empieza con frescura. Esta técnica también contribuye a la fluidez, porque siento un logro al concluir un libro y una anticipación al iniciar un nuevo registro en mi tarea, experiencias de viaje y pensamiento creativo.

– Esboza lo que quieres que hagan tus estudiantes. Lleva un diario y úsalo para completar las tareas de tus estudiantes y tu propia labor. Disfruta compartiendo tu tarea con tus estudiantes. Tu modelo será mucho más elocuente que todas las instrucciones que les puedas dar.

Planificación de actividades de journaling

Actividades para alumnos de primaria

Para niños pequeños de nivel hasta primaria, el foco y la meta de las actividades de journaling es la experimentación con una amplia gama de herramientas. Hay que llevar a los niños a que se diviertan, que experimenten con nuevos medios, y que celebren cada actividad creativa. Por ejemplo, llévalos a crear imágenes de acuarela de mojado sobre mojado, para pegar sobre tarjetas o páginas del diario. Los niños hacen cinco o seis tarjetas y eligen una o dos de las que más les gustan, las ponen en sus diarios y las firman. Otro tipo de imágenes que les gustan a los niños son las que se hacen frotando, con cuñas de goma para imprimir, garabatos de lápiz o de lapicera, huellas de objetos y también plantillas. Estas actividades ofrecen a los niños la oportunidad de experimentar, de elegir entre varias opciones, de valorar el trabajo que han producido y de aprender a juzgar su propio trabajo seleccionando las imágenes que irán en sus diarios y descartando aquellas que no.

Prefiero darles a los niños pequeños una caja acuarela con los colores primarios (rojo, azul, amarillo) y negro, con pinceles grandes de buena calidad. De esta forma, los chicos deben encontrar los colores «ocultos» en la caja de acuarelas. Es asombroso lo rápido que los niños encuentran los colores secundarios (naranja, verde, púrpura) y se sienten seguros para mezclar y experimentar. Si tienes estudiantes que tienden a usar un color favorito, pon un grupo de lapiceras a base de agua en un bolso de papel y pídeles que elijan una. Después dáles pinceles y botes de agua; invítalos a crear una página del diario usando sólo el nuevo color.

Actividades para alumnos mayores de primaria

La clave para dar tareas de journaling a niños mayores es dar finales abiertos junto con suficiente especificidad como para poder concluir la tarea. Por ejemplo: «elige tu color favorito. Coloca un remojo de ese color en una página de tu diario . Encuentra ese color al menos en tres lugares en la naturaleza.

Escribe dos frases o más para explicar cómo ese color se convirtió en el favorito en uno de los objetos que observaste. Al final, explica por qué es tu color favorito.» Muchos libros de actividades de journaling ofrecen ideas para realizar tareas de escritura y dibujo
( ver lista de recursos , página 70) y maestros locales de arte pueden ser capaces de ofrecer ideas para iniciar.

Otra estrategia es pedir a estudiantes individualmente o en grupo que creen tareas de journaling para la clase. Si esta tarea es rotativa semanalmente, todos los estudiantes tendrán la oportunidad de convertirse en inventores y creadores de actividades de journaling excitantes y productivas.

Al adoptar este enfoque, es útil determinar colaborativamente cuáles deben ser las características de una buena tarea de journaling. Por ejemplo los estudiantes pueden proponer que las tareas sean divertidas o excitantes; no hay una forma de hacer las cosas ni una sola respuesta correcta; se requiere escritura y dibujo; las tareas deben empujarlos a hacer cosas que nunca han hecho antes, como el uso de materiales nuevos, la visita a lugares nuevos e intentar formas nuevas de hacer cosas. La clase debe decidir si es aceptable repetir una actividad exitosa, si ésta debe ser cambiada de alguna forma o si se le debe dar un giro.

Como muchos adultos, algunos estudiantes se sienten intimidados frente a una página en blanco. Una estrategia para superar este bloqueo es ofrecer un disparador que permita a los estudiantes poner rápidamente algo en la hoja y esto servirá de base a la próxima tarea, más compleja. A continuación, un par de tareas que yo uso a menudo. Ambas comienzan con una tarea gráfica rápida y fácil que ayuda a reducir la ansiedad inicial, a desarrollar el impulso y a estimular la toma de decisiones, la creatividad y la productividad.

– Cubre al menos la mitad de la página con una mezcla de tus dos colores favoritos. Ahora escribe tres frases sobre el patrón de color que has hecho.

– Marca los contornos de cinco monedas que elijas. Ahora haz tus deberes de matemáticas dentro de los contornos de las monedas que has dibujado.

Más ideas para el diario

Las actividades para el diario deben estimular la exploración del entorno exterior, la observación y el reconocimiento de modelos y permite reflejar sentimientos personales profundos sobre la vida y el entorno.

Trata de ofrecer un equilibrio entre tareas abiertas y otras con altos niveles de especificidad. Las siguientes ideas pueden ser adaptadas de muchas formas:

– Pega objetos en tu diario, tales como postales, fotos, figuras, collages de figuras y objetos, tierra, arena de mar, hojas, insectos, mechones de cabello, flores. Escribe algo sobre el objeto que hayas creado y cúbrelo con una lámina adhesiva de papel transparente.

– Crea imágenes de acuarela usando agua del arroyo cercano o del charco en el patio de juegos. ¡Entonces la imagen tendrá realmente al lugar dentro de sí!

– Observa atentamente el patio de la escuela y registra cosas vivientes ahí. Luego elige una cosa viva que hayas observado y dibújala o crea una impresión de vida real (sin estropear el objeto elegido) frotándolo suavemente, marcando su huella, o alguna otra representación. Tomando la perspectiva de la planta o el animal, escribe cómo ésta experimenta su vida diaria en el patio escolar a lo largo del año. Luego menciona algunas acciones que llevarías a cabo para realzar la vida de la planta o animal que hayas elegido.

– Completa una página de diario que ejemplifique algo que está cambiando, algo bello, algo feo, algo espeluznante.

– Completa tu tarea de ciencia haciendo el contorno de la hoja de un árbol cerca de tu casa. Fuera del contorno de la hoja escribe lo que sientes sobre el árbol cuya hoja has elegido y sobre la tarea para Ciencias que has hecho.

– Encuentra un ejemplo de consideración y delicadeza y cópialo. Registra en tu diario qué se siente al multiplicar la delicadeza y la consideración.

– Encuentra un animal o una planta afuera. Obsérvalos y estúdialos a lo largo de varios días o en diferentes momentos del día. Después ponte en lugar de la planta o el animal que hayas elegido. Dibuja o escribe su respuesta a tu presencia.

– Crea una página tridimensional que describa la ubicación natural de un animal o una planta que hayas observado. (fíjate en la sección infantil de la biblioteca ejemplos de páginas tridimensionales de objetos que «saltan» y determina junto con los estudiantes cómo se construyen dichas páginas).

– Usa los pinceles más grandes que puedas encontrar para pintar el ser vivo más pequeño que puedas encontrar.

– Escribe todas tus observaciones sobre el animal o la planta dentro del contorno de dicho animal o planta.

– Estudia un objeto o evento y luego imagina cómo debe estar en este momento. Cuenta su historia en palabras y figuras.

Compartir diarios

 

El acto de compartir diarios es muy importante para reafirmar la labor de los estudiantes, sus pensamientos y sentimientos que allí se reflejan. Compartir permite crear la plataforma para la metacognición: al ver cómo piensan y crean los otros , los estudiantes pueden llegar a considerar estrategias, medios y soluciones que nunca habían sido tenidas en cuenta antes.

El proceso básico es simple. Crea una tarea que sea abierta y a la vez específica y bríndale a los estudiantes un tiempo razonable para completarla. Luego crea un círculo de diarios compartidos e invita a los estudiantes (sin obligar a nadie) a que compartan con los demás su respuesta a la tarea propuesta. Prepárate a esperar pacientemente uno o dos minutos antes de preguntar: «¿alguien quiere compartir?»

Por lo general, cuando estás comenzando experiencias de diarios, al principio hay una prisa para compartir y luego, una pausa. Este ciclo puede llegar a repetirse dos o tres veces. Si hay una tercera pausa, pregunta nuevamente si alguien quiere compartir. Interrumpe unos 30 segundos y si nadie se ofrece de voluntario, agradécele al grupo y y recuérdale que la próxima tarea de journaling será compartida de la misma forma mañana. Nunca conocí un niño que no comparta su tarea de journaling con su grupo durante las dos primeras semanas . Si te encuentras con estudiantes tímidos o inseguros, realiza un esfuerzo extra para prestar atención a su tarea de diario. Alábalos con un feedback de lo que observas en su buena labor y de esta forma los ayudarás a tener más confianza en sí mismos y reconocer la calidad del trabajo que están realizando. Invítalos (sin obligarlos) a compartir con la clase o el grupo en la sesión siguiente.

Evaluación de diarios

La investigación referente a procesos creativos afirma que la evaluación puede silenciar o echar por la borda el riesgo creativo. Como este resultado es la antítesis del propósito de llevar un diario creativo, la evaluación externa debe ser empleada con sumo cuidado, si la hubiera. (ver «evaluación de diarios sobre naturaleza», p. 71). Las sesiones frecuentes de journaling compartido brindan una oportunidad para verificar que los estudiantes están haciendo la tarea y evaluar su desempeño , su nivel de compromiso, y dar estímulos positivos y atención individual a aquellos que no están completamente involucrados o no se sienten del todo a gusto con el proceso de journaling.

Otra estrategia poco amenazadora y muy útil es brindar a los estudiantes una herramienta de autoevaluación, para que éstos puedan evaluar su labor y su progreso.

Responder a estas preguntas puede constituir una buena base para la discusión, una vez que se haya establecido un ambiente de confianza en la clase:

– La tarea de llevar un diario ¿te ha convertido en un mejor observador de objetos y eventos en tu entorno? Si la respuesta es afirmativa, trae algunos ejemplos del progreso de tu capacidad de observación. De no ser así, ¿por qué piensas que esta capacidad no ha mejorado?

– ¿El diario te ha ayudado a convertirte en un pensador más flexible y fluido? ¿de qué forma?

– ¿El diario te ha ayudado a mejorar la forma en que expresas lo que ves y sientes? ¿Cómo?

– ¿El diario ha sido un lugar donde has hecho cosas y empleado herramientas que nunca habías experimentado antes? ¿Qué fue lo más difícil que has experimentado?

– ¿El diario te ha ayudado a tener más conciencia y a sentirte más ligado a tu entorno y a aprender más sobre él? ¿Cómo?

– ¿Qué es lo que más te gusta de tu diario? ¿Y lo que menos?

Más allá de la evaluación del journaling y el cómo hacerlo, recuerda que se trata de un camino y no de una meta. Es un estímulo para tocar, oler, escuchar y observar . Lleva al estudiante a detenerse y permanecer , explorar y ver más profundamente que la superficie del estanque o que los acontecimientos de la vida diaria. Las experiencias y las reflexiones procesadas en las páginas de un diario se fijan e internalizan y son pasos en un viaje personal hacia la magia del mundo natural.

Bibliografía:
• Dvorak, Robert Regis. Drawing Without Fear. Inkwell Press, 1987. • Hinchman, Hannah. A Life in Hand: Creating the Illuminated Journal.
• Peregrine Smith Books, 1991.
• Johnson, Cathy. The Sierra Club Guide To Sketching in Nature. Sierra Club Books, 1990.
• Leslie, Clare Walker, and Charles E. Roth. Nature Journaling: Learning to Observe and Connect the World Around You. Storey Books, 1998.
• Narale, Arvind. For the Love of Simple Linework: A Diary of an Artist. Creative Group 2, 1994
• Nice, Claudia. Creating Textures in Pen and Ink with Watercolor. North Light Books, 1999.
• Rico, Gabrielle. Writing the Natural Way. Jeremy P. Tarcher/Putnam, 1983.

Fuente: http://www.greenteacher.com

Educrea desarrolla sus cursos de capacitación docente en todo Chile. Revisa nuestra oferta de perfeccionamiento en nuestras 9 áreas de estudio y revisa los contenidos de cada curso aquí.