Desde 1999, Capacitación, Perfeccionamiento y Actualización Docente en todo Chile Acceso a plataforma online
Computador
Logo Tomi
Nuestro Aporte a la comunidad
Crea, Presenta, Interactúa, Evalúa y Retroalimenta
Clases de forma digital desde tu hogar
Gratis
Jornadas de Reflexión Docente
¡CONOCE NUESTRAS 5 JORNADAS! Ejecútala en tu establecimiento antes del 30 de noviembre y obtendrás descuento 6 y 8 horas de duración
Capacitación, Perfeccionamiento y Actualización Docente 48 programas: Cursos, Talleres y Jornadas presenciales, en 9 áreas de trabajo Ejecutamos nuestros cursos en todo Chile Financiamiento: SEP, PIE, FAEP, SENCE Todos los cursos en Convenio Marco y Registro ATE

Home » Novedades » Es hora de aceptar que el objetivo de la escuela ha cambiado

Es hora de aceptar que el objetivo de la escuela ha cambiado

El artículo que compartimos a continuación corresponde a una columna de Opinión publicada en CNN Español y que reflexiona sobre la educación en tiempos de pandemia, específicamente sobre el rol que debería asumir la escuela en tiempos complejos como los que vivimos actualmente. En el artículo se mencionan ciertas situaciones que ocurren en los hogares a partir de la educación online o a distancia y reflexiona sobre el rol de los y las docentes, directivos, familias y estudiantes.

Una de las situaciones a las que alude se relacionan con saber cómo se manejan las herramientas tecnológicas, pues en muchos casos los docentes no sabían cómo emplear aplicaciones como Google Classroom o Zoom y debieron capacitarse en tiempo récord. Del mismo modo, muchos estudiantes y apoderados quedaron a la deriva, sin saber cómo interactuar con dichas plataformas y sin contar con las capacitaciones pertinentes para poder interactuar adecuadamente y lograr los aprendizajes. Este tipo de situaciones, cuando se analizan de forma particular, pueden quedar solo en el ámbito de lo anecdótico, pero cuando se proyecta a todos los estudiantes y hogares con niños, niñas y adolescentes en edad escolar y se considera que esta situación de aislamiento se puede repetir durante los años venideros, se vuelve un tema público importante de tratar.

Otra dificultad mencionada es que muchos niños, niñas y adolescentes, independientemente de su situación económica o neurodiversidad, están experimentando una regresión social masiva en ausencia de sus vínculos entre pares y con los maestros, lo que es más preocupante para muchos padres que la regresión académica. Así, para los 56 millones de niños cuyos mundos han quedado al revés, las escuelas ahora deberían priorizar el aprendizaje socioemocional sobre el académico. Los estudiantes necesitan aprender a aprender de una manera completamente nueva. Los equipos directivos pueden capacitar a los docentes para cambiar la misión: crear aprendices independientes y que comprendan que ahora son responsables de administrar sus tiempos. Por lo tanto, esta pandemia ofrece una oportunidad increíble de reevaluar para qué sirve la escuela y qué debería hacer a largo plazo.

Crear alumnos independientes

Mientras que los maestros aprendieron a navegar por los portales en línea durante los primeros días de aprendizaje remoto, se esperaba que la mayoría de los padres y los niños los conocieran de inmediato, sin espacio para una curva de aprendizaje. En lugar de los socios que cartografiaban juntos un territorio desconocido, los padres volaban ciegos, tratando de enseñar a sus hijos no solo a abordar nuevas tecnologías sino a un nuevo mundo de aprendizaje, en el que se encontraban en gran parte por su cuenta.

Algunos afortunados estudiantes de primaria, con acceso a tecnología y maestros que tienen la habilidad y la voluntad, pueden realizar videoconferencias con sus queridos maestros todo el día, replicando el aula en línea. Pero muchos más ven a sus maestros apenas unos minutos al día o a la semana, y algunos no lo hacen en absoluto. Los requisitos para el aprendizaje remoto son establecidos por la poderosa Federación Unida de Maestros y son tanto vagos como mínimos, por lo que lo que los maestros ofrecen depende de sus circunstancias y voluntad. De todos modos, todos ellos pueden tomarse el tiempo para hablar con los estudiantes y los padres sobre cómo aprender sin instrucción en vivo y sin compañeros de clase es diferente, extraño, difícil… y posible. Los estudiantes necesitan aprender a aprender de una manera completamente nueva.

Los administradores escolares pueden capacitar a los maestros para cambiar la misión: para crear aprendices independientes y para comprender cuánto serán ahora responsables de administrar su tiempo, revisar sus tareas, levantar la mano en una computadora en lugar de atrapar su mirada de maestros.

Padres como socios

Mientras tanto, los maestros y los administradores pueden esperar que los padres de alumnos que aún no son independientes “estén curioseando” en el salón de clases, por mucho de que preferimos no hacerlo. Mantengamos nuestras aspiraciones altas, pero reduzcamos nuestras expectativas y demandas. Les debemos a nuestros maestros y líderes educativos nuestra gratitud, estima, asistencia y respeto. Los departamentos de educación deben a los padres, estudiantes, maestros y comunidades una visión ajustada de la escuela.

Esta pandemia ofrece una oportunidad increíble de reevaluar para qué sirve la escuela y qué debería hacer a largo plazo. Espero tener esa conversación más tarde, cuando la urgencia de este tiempo se haya desvanecido. Nosotros, como padres, estamos aprendiendo mucho: de lo que nuestros estudiantes e hijos son capaces y dónde están rezagados. Cómo se puede asistir mejor a las reuniones de la PTA cuando las videoconferencias son una opción. Cómo los niños pueden mantenerse conectados cuando están enfermos, si la tecnología está disponible universalmente. Y cómo se puede realizar el trabajo académico de forma remota para ciertos alumnos, incluso en tiempos no pandémicos. Pero nada reemplaza el valor del tiempo cara a cara con los maestros y el aprendizaje social que conlleva interactuar con sus compañeros.

El objetivo de la escuela, para nuestra familia en este momento, es establecer la nueva normalidad; para ayudar a los niños a desarrollar la independencia; para proporcionar interacción social y, por último, aprender algunos académicos. Quiero que mis hijos sigan aprendiendo, siempre, y por supuesto quiero que dominen las nuevas tecnologías y sean más independientes. En estos días, estoy desesperada por que eso suceda, lo más rápido posible.

Durante las últimas semanas, he visto a algunos de los maestros de mis hijos unirse a la causa de guiar emocionalmente a sus estudiantes durante este momento difícil, al tiempo que me aseguro de que sepan contar monedas de cinco centavos y de diez centavos o multiplicar fracciones. El trabajo que están haciendo, el cuidado que están tomando, es conmovedor, reafirmante y absolutamente necesario. Todos estamos haciendo lo mejor que podemos, pero en este momento, la palabra nosotros es mucho más importante que la palabra mejor.

Selin Davis, Lisa (2020). Es hora de aceptar que el objetivo de la escuela ha cambiado. CNN en Español. Sección Educación. Opinión. Recuperado de cnnespanol.cnn.com

Educrea desarrolla sus cursos de capacitación docente en todo Chile. Revisa nuestra oferta de perfeccionamiento en nuestras 9 áreas de estudio y revisa los contenidos de cada curso aquí.
Whatsapp