Desde 1999, Capacitación, Perfeccionamiento y Actualización Docente en todo Chile Acceso a plataforma online

Financiamiento SENCE - SEP - Otros

37° Escuela de Invierno

  • • 22 al 26 de julio de 2019
  • • 15 cursos simultáneos

Home » Biblioteca Docente » Educación Especial » Estrategias de abordaje educativo para la educación en la diversidad

Estrategias de abordaje educativo para la educación en la diversidad

Escrito por: Ana Lucía Ávila Durán y Victoria E. Esquivel Cordero
Las estrategias del abordaje educativo para la educación en la diversidad, se refieren a las estrategias de mediación pedagógica, estas incluyen tanto las estrategias metodológicas como las estrategias y procedimientos de evaluación.De acuerdo con el Ministerio de Educación y Cultura de España, las estrategias metodológicas, Son el punto de fusión entre los objetivos y los contenidos. Por ello no existe un método mejor que otro en términos absolutos, la “bondad” de los métodos depende de la situación concreta a la que se deseen aplicar: nivel educativo, área curricular, situación de aprendizaje(…) En términos relativos, una estrategia metodológica es más adecuada cuanto más se ajusta a las necesidades y maneras de aprender del alumnado. (s.a, p. 1)

En los siguientes apartados se estudiarán algunas estrategias de mediación pedagógica, por medio de las cuales, se convierte el salón de clase en una verdadera aula inclusiva, donde se educa a los estudiantes con respeto a su diversidad.

Estrategias globalizadoras para la educación en la diversidad

Las estrategias metodológicas globalizadoras para la educación en la diversidad parten del principio metodológico de la globalización, estudiado en el capítulo anterior.

Algunas opciones metodológicas globalizadoras son: los centros de interés, el método de proyectos, el aprendizaje cooperativo, la motivación en el aula y la disciplina en el aula. De ellas, se analizarán en este apartado, únicamente las dos primeras; el aprendizaje cooperativo será abordado más adelante de manera exclusiva. Con respecto a la motivación y a la disciplina en el aula únicamente se darán algunas recomendaciones.

1. Los centros de interés. La estrategia globalizadora de los centros de interés es una propuesta pedagógica que da respuesta a las necesidades e intereses de los alumnos. El punto de partida de esta
estrategia son, entonces, las necesidades físicas, intelectuales y sociales, como una forma para motivar al estudiante. (Ministerio de Educación y Cultura de España, s.a.)

De acuerdo con el Ministerio de Educación y Cultura de España, los centros de interés de desarrollan a partir de cuatro grandes necesidades del ser humano: alimentarse, protegerse, defenderse y actuar y trabajar solidariamente. Los niños desde pequeños relacionan estas cuatro grandes necesidades con otros intereses, tales como: los animales, las plantas, la naturaleza, las sociedades, las civilizaciones y las culturas, entre otros.

Esta estrategia globalizadora, activa y centrada en el interés del estudiante, “(…)parte de lo simple para llegar a lo complejo, de lo familiar y conocido para llegar a lo desconocido, de lo concreto para llegar a lo abstracto(…)” (Ministerio de Educación y Cultura de España, op. cit., p. 2). Por lo tanto, cada centro de interés se desarrolla en tres fases:

1. La observación. Los estudiantes descubren cualidades sensoriales de los objetos. Se puede decir que es el inicio del método científico.

2. La asociación. Los estudiantes relacionan los conocimientos previos con lo observado. Se propicia ordenación, la comparación, la tipificación, la abstracción y la generalización.

3. La expresión. Es el final del proceso. En esta fase los estudiantes se expresan a través de manifestaciones concretas como el dibujo, los trabajos manuales, entre otros o manifestaciones abstractas, como un texto, la matemática, la música, entre otros.

2. El método de proyectos o proyectos de trabajo. La estrategia de métodos de proyectos o proyectos de trabajo, además de ser una estrategia globalizadora, está clasificada como una estrategia organizativa, como lo expresan Comadevall y otros (2001), Trabajar por proyectos es un recurso metodológico que implica cambios organizativos en la clase y también la toma de decisiones importante a nivel curricular. Se pretende crear estrategias para la organización de los conocimientos a partir del tratamiento de la información y de las relaciones que se establecen entre los conocimientos(…)Facilita atender a la diversidad a partir de una mismo proyecto de trabajo y responder a un planteamiento educativo globalizador (p.23)

El docente tiene la función de facilitador del aprendizaje de los alumnos, de manera que estos asuman su papel y participen. Guía a los alumnos para que formulen preguntas y busquen las respuestas a las mismas. (Comadevall y otros, 2001). De acuerdo con el Ministerio de Educación y Cultura de España (MEC, op.cit.), el profesor debe conocer la estructura lógica de los conocimientos, su secuenciación y su interrelación de manera que pueda apoyar el aprendizaje de sus estudiantes.

Los temas por trabajar en los proyectos pueden originarse de un concepto, de un problema o de una serie de preguntas, lo que se requiere es buscar la respuesta o la solución. (MEC, s.a.)

El método de proyectos presenta las siguientes fases y pasos los cuales, se deben desarrollar para poder ponerlo en práctica:

1. Sugestión. En esta fase se debe elegir el tema o la situación problemática, tomando en cuenta los conocimientos previos y las experiencias de trabajo.

2. Planificación. Se organizan las preguntas a responder acerca del tema o situación problemática, se empiezan a buscar las posibles soluciones o respuestas, se organizan las actividades por realizar, los recursos que se utilizarán y se delimita el tiempo.

3. Conclusión. Se hace el informe por escrito del proyecto de trabajo realizado y se comunica y comparten los resultados. Debe incluir el tema tratado, lo investigado, la documentación, el tratamiento de la información y por último, la resolución de las situaciones planteadas. Se evalúa todo el proceso. (Comadevall y otros ,2001 y MEC, s.a.)

3. La motivación en el aula. Las autoras opinan que, en la actualidad, la motivación de los estudiantes por asistir a clases es muy importante. La competencia que ofrece la televisión, la computadora, el
internet, los juegos electrónicos, entre otros, son generalmente más motivadores para los estudiantes que lo que sucede en las aulas. Por ello, los docentes no sólo deben poner en práctica las estrategias que se les dan a continuación, sino que debe haber una cambio en la forma de educar a los estudiantes. Las clases deben ser más dinámicas, guiadas por el docente, pero en donde los estudiantes tengan voz y participen activamente.

El Ministerio de Educación y Cultura de España recomienda una serie de estrategias, para que el docente tome en cuenta en sus clases, como una forma de motivar a sus alumnos.

• Organizar las tareas de manera que sean motivadoras y que incentiven la mejora del rendimiento.

• Motivar a experimentar que se ha aprendido algo o se ha mejorado en las destrezas previas.

• Motivar la aprobación de los padres profesores u otros adultos importantes.

• Motivar las expectativas de éxito que tiene el sujeto.

• Motivar el estilo atribucional interno de cada personas, por lo que es importante que el docente conozca a sus estudiantes.

• Apoyar de manera que la persona sepa lo que quiere.

• Motivar lo novedoso, lo que activa la curiosidad.

• Incentivar a los estudiantes de manera que el aprendizaje se facilite, mientras los estados de ansiedad y la falta de control de emociones tienden a deteriorarlo (Ley de Dodson-Yerkes)

Se presenta también, una serie de variables que influyen en el clima motivacional del salón de clases. Es importante que el profesor las tome en cuenta, debido a que pueden generar desmotivación los estudiantes:

• El ritmo de la clase.
• La dificultad percibida respecto de las distintas asignaturas.
• El orden.
• El grado de especificidad de los objetivos y actividades.
• El trabajo en grupo.
• Las comparaciones.
• La atención individualizada.
• La orientación hacia metas de aprendizaje, más que hacia metas de ejecución.

4. La disciplina en el aula. Los problemas de disciplina en las aulas tienen, según el Ministerio de Educación y Cultura de España, dos orígenes, por un lado las causas relacionadas con la forma de actuar del profesorado y, por otro, las causas relacionadas con los alumnos.

Causas de los problemas de disciplina relacionados con los estudiantes:

• Necesidad de captar la atención.
• Ausencia de expectativas de auto eficacia.
• El auto concepto negativo.
• Influencias de los líderes de grupo
• La comprobación de los límites que establece el profesorado.

Causas de los problemas de disciplina relacionados con el actuar del cuerpo docente:

• La manera de ser del profesor.
• La organización de las tareas en la clase.
• La variedad en las actividades de la clase.
• La manera de presentar la asignatura.
• Las variaciones en el estado de ánimo.
• El manejo de premios y castigos.
• La discriminación de parte de los docentes debido a que son estudiantes de culturas, etnia diferentes, o debido a la situación socio-económica.

Consideran las autoras que estas causas deben ser analizadas por los profesores en conjunto con los estudiantes, de manera que se busquen soluciones y se tomen decisiones en conjunto. La resolución alterna de conflictos y la negociación es la mejor forma de solventar las situaciones. Por otro lado, hayproblemas de disciplina que deben ser manejados con destreza por los docentes, para lograr esto, se les sugiere capacitarse en el manejo de límites en el aula.

Se debe tener presente que los límites y la disciplina es una cuestión de todos los involucrados en la educación de los estudiantes. No sólo los docentes y los estudiantes son llamados a colaborar; también, lo son: el personal docente y administrativo de la institución educativa y los padres de familia, puesto que la disciplina debe ser una responsabilidad del equipo, para que sea congruente y constante.

Estrategias organizativas para la educación en la diversidad

Las estrategias organizativas para la educación en la diversidad son una de las formas para lograr el aprendizaje de todos los estudiantes de la clase. Entre las alternativas para la educación en la diversidad se ha destacado la organización mediante agrupamientos flexibles, así como otras estrategias novedosas, tales como: los talleres o rincones, el aula con dos docentes, la diferenciación por niveles de aprendizaje, el plan de trabajo, el contrato didáctico, los grupos cooperativos y los proyectos de trabajo (analizados en el apartado anterior). (Comadevall y otros, 2001). Algunas de estas estrategias serán explicadas seguidamente.

Al final del apartado se presentan diferentes formas para organizar el espacio en el aula, en lo que se refiere específicamente a los estudiantes y a sus mesas de trabajo, y que están dirigidas hacia una
mediación pedagógica más pertinente de acuerdo con el planteamiento de este texto.

1. Los talleres o rincones (Comadevall y otros, 2001). Mediante la estrategia de los talleres se pretende, por una parte, que los estudiantes aprendan a trabajar de manera independiente y, por otra parte se potencia el trabajo entre iguales. Este trabajo autónomo orienta a los estudiantes para que aprendan a organizarse, a escoger las tareas por realizar y a ser más creativos en sus trabajos.

Para llevar a cabo esta estrategia, se colocan los materiales o recursos en diferentes espacios del aula. Por lo general, se desarrollan cinco o seis talleres. En cada rincón se ubican de cuatro a cinco estudiantes.
En los rincones los estudiantes se pueden organizar para trabajar de manera individual, en parejas o en pequeños grupos, luego escogen la actividad por realizar y planifican el tiempo que van a invertir.

Los talleres son rotativos, por lo que todos los estudiantes llegan a trabajar en cada uno de ellos, esto le facilita al docente la observación de la actividad y el seguimiento del trabajo que se realiza.

El papel del docente en el trabajo por rincones o talleres consiste, primero en planificar el trabajo que se llevará a cabo, lo que implica determinar los contenidos, preparar el material, planear tareas donde se necesite de su apoyo y otras en las que se prescinda del mismo. En segundo lugar, el docente debe motivar a sus alumnos para que propongan actividades novedosas, y para que se apoyen entre ellos. Por último, el docente debe estar siempre dispuesto a evacuar dudas y a ayudar a quien lo requiera.

2. La diferenciación por niveles de aprendizaje (Comadevall y otros, 2001). Al aplicar la estrategia de diferenciación por niveles de aprendizaje se pretende trabajar, en los momentos cuando sea posible,
de acuerdo con la secuencia curricular, un mismo tema con todo el grupo, aunque se planteen diferentes actividades por niveles de dificultad.

Según esta estrategia, una vez que se ha trabajado una misma temática con toda la clase, la tarea se diversifica, ya sea por medio de actividades en pareja, en pequeños grupos o de manera individual.

Cada uno trabaja lo que se le asignó, de acuerdo con el nivel de dificultad y según el tiempo planificado.

Cuando los estudiantes terminan la tarea la entregan al docente. Este elabora una síntesis con todos los miembros de la clase.
El docente debe planificar este tipo de estrategias con antelación, especialmente, por la necesidad de contar con material adecuado a los diferentes niveles de aprendizaje. Se recomienda que el profesorado construya un banco común de materiales que sea accesible a todos, de manera que esta sea una estrategia que se pueda utilizar en toda la institución.

Esta propuesta, en opinión de las autoras, puede ser viable y enriquecedora en las escuelas rurales, unidocentes, o en escuelas pequeñas, en las que trabajen docentes que tienen que atender al mismo tiempo, más de un nivel escolar. Además, puede ser de mucha utilidad cuando en una clase de primaria (e incluso secundaria) haya estudiantes a quienes se les aplica una adecuación curricular significativa, pues es una forma de integrarlos al trabajo del resto del grupo y a la vez respetar su nivel de aprendizaje

3. El plan de trabajo (Comadevall y otros, 2001). El plan de trabajo lo lleva a cabo el estudiante de manera individual. Este respeta el nivel y el ritmo de cada estudiante, así como sus intereses. Esta estrategia permite que los estudiantes se responsabilicen de su propio trabajo. Comadevall y otros, señalan “(…)permite que todos los estudiantes avancen, ya que se parte del nivel real de cada uno y se respeta el ritmo de trabajo individual…aprenden a distribuirse su tiempo autónomamente(…)” (2001, p.20)

El estudiante al ser responsable de su trabajo escoge las actividades que realizará, así como el orden y el tiempo, como y cuando las va a desarrollar, de acuerdo con el tiempo determinado por el docente.

Una vez finalizada esta fase, los alumnos junto con el docente revisan el trabajo realizado y acuerdan las siguientes tareas.

Una condición fundamental de esta estrategia es que el docente debe conocer particularmente a cada uno de sus estudiantes, debe tener material preparado, que incluya actividades secuenciadas y progresivas.

Además, para facilitar el control de tareas debe estructurar: hojas de control individual, hojas autocorrectivas, cuadros murales de doble entrada, entre otros.

4. El contrato didáctico (Comadevall y otros, 2001). El contrato didáctico es una variante del “plan de trabajo”, razón por la que es considerada una técnica más que una metodología. Mediante esta estrategia se busca la negociación con el estudiante, respecto del trabajo por realizar durante un tiempo determinado.

Para ello deben existir los siguientes documentos:

• El plan de trabajo.
• Los contratos obligatorios con los compromisos adquiridos.
• La delimitación del trabajo tanto individual como en pequeños grupos de trabajo.

Las autoras recomiendan utilizar la técnica de contrato didáctico con estudiantes de quinto y sexto añode primaria, ya que a esas edades es más probable que los estudiantes sean más autónomos, capaces de tomar decisiones como las que se requieren y de autorregular sus aprendizajes.

5. Los grupos cooperativos (Comadevall y otros, 2001). Los grupos cooperativos son un modelo de organización. Su estructura y dinámica grupal promueve la adquisición del aprendizaje de manera compartida al interactuar y cooperar con sus pares. Esta estrategia será ampliada, en el apartado del aprendizaje cooperativo como una estrategia específica.

6. La organización del aula y la mediación pedagógica (Hernández, 2004a). Por lo general, cuando a los docentes se les indica acerca de la conveniencia de poner en práctica la mediación pedagógica en el aula, aducen que es muy complicado, pues se puede generar desorden en la clase, ruido, movimiento y hasta indisciplina. El docente debe, por lo tanto, comenzar; (…)por entender que su clase no es un ejército en filas siempre simétricas, exactamente ordenadas(…) Enseñe a sus niños y niñas a trabajar en la diversidad, y a compartir ideas, cultura, estilos de hacer y de resolver. La rigidez del aula empieza por la disposición uniforme de los muebles y la estaticidad de sus integrantes. (Hernández, 2004, p.19)

Así mismo, agrega otros aspectos que debe considerar el docente para la mediación: la forma de elegir a los líderes y los criterios para agrupar a los estudiantes. Ofrece las siguientes sugerencias:

• Tarjetas de agrupación.
• Rompecabezas.
• Identificación de amigos y familiares famosos y ficticios.
• Fecha de cumpleaños.
• Naipes.
• Números al azar.
• Orden alfabético.
• Votación.
• Afición por las mascotas.
• Familia, de acuerdo al tamaño.
• Premios.
• Habilidades e intereses.

La misma autora propone algunas sugerencias para ahorrar tiempo, tales como:

• Preparar la información visual por anticipado.
• Distribuir el material impreso rápidamente.
• Resumir conclusiones en subgrupos.
• Cronogramar las actividades con anticipación y desde el inicio del curso.
• Localizar estudiantes voluntarios.
• Establecer reglas claras y de consenso para la participación.
• Ignorar tranquilamente las conductas negativas.
• Cambiar el método de participación constantemente.
• No asumir las dificultades en forma personal.
• Delegar el aprendizaje a estudiantes mediadores.
• Capacitar a los estudiantes sobre formas de trabajar.
• Desdibujar la figura del docente.
• Orientar las participaciones dentro del aula.
Fuente:
 www.ceducar.org

Educrea desarrolla sus cursos de capacitación docente en todo Chile. Revisa nuestra oferta de perfeccionamiento del Área Inclusión y revisa los contenidos de cada curso aquí.