Desde 1999, Capacitación, Perfeccionamiento y Actualización Docente en todo Chile Acceso Campus Virtual Educrea

Home » Biblioteca Docente » Educación Especial » Evaluación del Aprendizaje en los alumnos con necesidades educativas especiales

Evaluación del Aprendizaje en los alumnos con necesidades educativas especiales

“Una educación plástica y estética constante durante toda la educación general básica posibilitará la apropiación por parte de los chicos de las herramientas intelectuales necesarias para desarrollar en sí mismos criterios de selección y elección, porque en medio de tanto oportunismo y demagogia mediática”

Marco general.

La escuela, como se sabe, tiene el difícil reto de proporcionar una cultura común a todos los alumnos, que evite la discriminación y desigualdad de oportunidades, respetando al mismo tiempo sus características y necesidades individuales. Sin embargo determinadas necesidades individuales, plantean necesidades educativas especiales, que exigen respuestas educativas que se traducen en un conjunto de ayudas, recursos y medidas pedagógicas de carácter extraordinario, distintas de las que demandan la mayoría de los alumnos, ellas se consideran en el proceso de aprendizaje, pero también en la evaluación.

El concepto de necesidades educativas especiales implica que cualquier alumno que tenga dificultades de aprendizaje, por la causa que fuere, reciba las ayudas y recursos especiales que necesite, ya sea de forma temporal o permanente en el contexto educativo más normalizado posible.

Todo educando en algún momento de su itinerario educativo puede plantear una necesidad educativa especial de orden temporal, así, quienes presentan problemas de aprendizaje sea dislexia, discalculias, dislalias, entre otras, demandan una respuesta educativa pertinente y oportuna, la que permitirá identificar sus causales (dispedagogías, familia, educando), y
ofrecer un apoyo pedagógico pertinente a efectos de subsanar los problemas en el marco de trabajo en el aula.

En tanto que, en la población estudiantil habrán algunos que, por diferentes razones presentan necesidades educativas especiales de carácter permanente, en este caso hablamos de quienes presentan discapacidades que pueden ser auditivas, visuales, motrices, o intelectuales. A excepción de quienes presentan las discapacidades intelectuales, sólo hace falta para su proceso educativo apelar al uso y manejo de las medidas extraordinarias ya mencionadas, las que fundamentalmente constituyen adaptaciones de acceso al currículo, es decir con ayudas como: audífonos, máquina braille, otros audiovisuales, ubicación en el aula, rampas, podrán participar del mismo marco de trabajo pedagógico y curricular que los mismo educandos..

Es posible hablar de algunas adaptaciones curriculares como estrategias metodológicas cómo enseñar, y cómo evaluar, si afectar el qué enseñar.

En cuanto a quienes presentan necesidades educativas especiales asociadas a déficit intelectual leve pueden ser parte de la escuela regular fundamentalmente en el nivel inicial, primaria, con sus adaptaciones prioritariamente curriculares: qué enseñar, cómo enseñar, cómo evaluar, en relación a sus potencialidades. El adolescente púber podrá pasar a una Educación ocupacional. De allí que se asuma el imperativo de organizar las experiencias de aprendizaje y evaluación de forma que todos los alumnos participen y progresen en función de sus posibilidades.

Como se sabe, entonces, la Educación Especial no genera un currículo paralelo, ni lo debe requerir para el desarrollo y aprendizaje de los educandos, asumiendo más bien el currículo de Educación Inicial y Primaria, de la educación básica regular, así como el previsto para otros niveles y modalidades, realizando las adaptaciones curriculares necesarias, las que constituyen un proceso de toma de decisiones compartido tendiente a ajustar y complementar el currículo común para dar respuesta a las necesidades educativas especiales de los alumnos y lograr su desarrollo personal y social.

Reiteramos que se debe efectuar esfuerzos por hacer una evaluación detenida y hacer las adaptaciones lo menos significativas posibles, especialmente con los alumnos sordos, motóricos y ciegos que son plenamente inteligentes Conviene empezar por las adaptaciones de acceso y por el cómo enseñar y evaluar, antes de hacer adaptaciones en el qué enseñar y evaluar.

Se recomienda flexibilizar los criterios respecto a los procedimientos e instrumentos de evaluación. Puede ser necesaria una evaluación individualizada, con instrumentos adecuados a lasa características y necesidades de los alumnos. Es necesario introducir nuevas formas de evaluar además de las ya tradicionales, oral y escrita, tales como la observación del trabajo de los alumnos, su participación en los juegos, actividades, entrevistas, diálogos, y otras.

Una evaluación homogénea no nos permitiría descubrir realmente lo que es capaz de hacer cada uno de estos niños y el tipo de apoyo que necesita, ni tomar las decisiones adecuadas para la planificación del proceso de enseñanza- aprendizaje.

La Evaluación de los alumnos con necesidades educativas especiales.

Criterios.

La evaluación del aprendizaje consiste en comparar lo que los niños conocen y saben respecto a las metas establecidas y a su situación antes de comenzar el curso.

Los conocimientos previos: Saber que tanto ha avanzado cada alumno siendo el punto importante para orientar las actividades didácticas.

Propósito de enseñanza: Considerar que se quiere alcanzar dentro de los propósitos generales de cada programa o asignatura

Funcionalidad.

La finalidad formativa de la evaluación, está orientada a valorar procesos, lo cual supone la recolección de información útil o significativa a lo largo de los mismos, su objetivo es mejorar o perfeccionar el proceso que se evalúa.

Al saber en que momento aparecen dificultades o al detectar que situaciones favorecen los aprendizajes, se está en mejores condiciones de tener actuaciones más ajustadas a lo que el alumno requiere para lograr los objetivos educativos. Esto es particularmente importante en referencia a los alumnos con necesidades educativas especiales.

Supone una regulación entre enseñar y aprender. Aquí se plantea un ajuste de la acción educativa a las características del alumnado.

En resumen, los procesos de aprendizaje (como se aprende) y los rendimientos (que se aprende) están estrechamente vinculados.

Evaluación psicopedagógica.

Al inicio y durante la escolaridad resulta importante profundizar en el conocimiento de las características personales, familiares y socioculturales de los alumnos. Ello nos va a permitir detectar la situación inicial de trabajo, y su desarrollo, y va a facilitar la elaboración de una programación idónea y ajustada a las características y necesidades de los alumnos (as).

Evaluación procesual.

La evaluación procesual permite planificar la adaptación de la enseñanza, elemento clave para promover los aprendizajes de los alumnos (as ) con necesidades educativas especiales. Esta evaluación determina el grado de dominio de los aprendizajes de los alumnos al finalizar un proceso de enseñanza y aprendizaje. Constituye un momento de reflexión acerca de lo que se ha alcanzado a lo largo de un período de actividades educativa.

Objeto de la evaluación.

Es fundamental centrar la evaluación en dos grandes aspectos: el alumno y el contexto de aprendizaje.

El alumno.

Los posibles elementos de evaluación son : el rendimiento, la estrategias de aprendizaje, nivel de ayuda que requiere y su motivación para la realización del trabajo escolar.

El contexto de aprendizaje.

Considerar los ámbitos en los cuales se desarrolla el alumnado y estos son:

  • Escolar
  • Familiar
  • Social
  • Las formas de relación de interacción, de comunicación y de valores que se promueven en ellos.

Metodología de la evaluación.

El proceso de evaluación centrado en los procesos de enseñanza y aprendizaje nos ofrece una vía adecuada para la evaluación de los alumnos(as) en general, así como de aquellos con necesidades educativas especiales.

Esta evaluación supone un carácter interactivo el mismo que se relaciona claramente con la concepción de necesidades educativas especiales difundidas en términos de las características y necesidades de los alumnos, en relación con las respuestas que el medio escolar tiene ante ellas.

  • PROCESO DE EVALUACIóN
  • OBJETIVOS
  • SELECCION
  • EVALUACION * Objetivos
  • INICIAL

Metodología.

  • Nuestro referente inicial serán los planes y programas de estudio.
  • La evaluación inicial acerca de los conocimientos de los alumnos, con respecto a los contenidos, nos permite conocer las características del grupo general y saber si hay educandos que presentan necesidades educativas diferentes a las del grupo.
  • De ahí se tomarán decisiones y aportes a la programación a nivel de objetivos, contenidos, metodología, actividades y/o evaluación.
  • Si el desarrollo de la programación, a pesar de las tentativas de solución, algunos alumnos no avancen, surge la necesidad de realizar una evaluación más a fondo.
  • Grupo de alumnos Ver referencia AQUí .
  • Esa evaluación a fondo va a poder precisar lo que estos alumnos pueden hacer y la ayuda que van a requerir.
  • Luego de identificado que factores pueden relacionarse con las dificultades de aprendizaje se pueden ajustar las intervenciones, pero si a pesar de ello no hay progreso se va a requerir la intervención de otros profesionales.

Las fases a seguir son:.

  • Recogida de datos con rigor.
  • Análisis de la información obtenida.
  • Formulación de conclusiones.
  • Establecimiento de un juicio de valor.
  • Adopción de medidas para continuar la actuación.

Evaluación de las necesidades educativas especiales por discapacidad intelectual.

Estos referentes de la evaluación para los alumnos con discapacidad intelectual son pertinentes para quellos con mayor potencialidad de integrarse a la escuela regular.

Evaluación del alumno.

Los principios de evaluación de los aprendizajes de los alumnos con necesidades educativas especiales deben ajustarse a los que, con carácter general, se llevan a cabo con el resto de la población escolar.

La evaluación como proceso continuo, libre y sistemático.

  • Es continua y formativa porque se lleva a cabo a lo largo del proceso.
  • Es flexible porque admite la utilización de distintas técnicas e instrumentos de evaluación.
  • Es sistemática porque debe planificarse y desarrollarse de forma rigurosa.

Que evaluar.

Alumno con Necesidades Educativas Especiales por discapacidad Intelectual.
Las modificaciones en los criterios conforme a las adaptaciones y diversificaciones curriculares.

  • La respuesta al qué evaluar viene determinada por los criterios de evaluación establecidos por la Administración educativa con carácter prescriptivo.
  • Profundizar en la información sobre sus capacidades básicas para el procesamiento de la información (atención, concentración, memoria, etc.).
  • Habilidades para adaptación social.
  • Interacción en el entorno escolar.
  • Destrezas motrices.
  • Comunicación.

Aspectos Biológicos.

Datos especializados para la respuesta

  • El Estilo y ritmo de aprendizaje del alumno.
  • La Motivación para el aprendizaje.

Evaluación y contexto.

  • Escolar – centro y aula
  • Familiar – alumno – familia

Cuándo evaluar.

El cuándo evaluar implica considerar los distintos momentos claves en el desarrollo de un proceso de enseñanza/aprendizaje determinado.

Cómo evaluar.

Determinar los procedimientos e instrumentos más idóneos, y las posibles adaptaciones en los de uso común para los Alumnos con necesidades educativas especiales.

Necesidad de utilizar otro tipos de medios: La observación, los cuestionarios, las entrevistas, el análisis de los trabajos de los alumnos, etc.

Se recomienda la elaboración de pruebas e instrumentos adecuados a la realidad del
aula: pruebas pedagógicas, registros de observación, hojas de seguimiento.

Cuándo evaluar.

El cuándo evaluar implica considerar los distintos momentos claves en el desarrollo de un proceso de enseñanza/aprendizaje determinado.

Según este aspecto, se determinan tres momentos claves.

  1. Evaluación inicial.
  2. Evaluación continua o formativa.
  3. Evaluación final o sumativa.

La Evaluación de los Alumnos con Necesidades Educativas Especiales por Discapacidad.

La persona ciega, o con baja visión es aquella en la que los estímulos visuales no los llega a percibir o, los percibe de forma difusa pero con ayuda y apoyo especializado puede acceder a los aprendizajes.

Finkilstein (1999) afirma que entre el 80 % y 90 % de nuestro aprendizaje lo hacemos a través de la vista. Sin embargo, la visión, es sólo una fuente de información. La persona ciega tiene otros canales sensoriales para sus aprendizajes, el tacto, el oido, sentido del obstáculo etc. Ellos pueden escolarizarse en educación básica, con los apoyos correspondientes.

La eficiencia visual se mide a través de la agudeza visual y la visión periférica.

  • La agudeza visual mide la facultad de ver a diferentes a distancias.
  • Son ciegos legales, si la agudeza visual central del ojo más sano es menor que 20/200 con lentes correctivos o, si el campo visual es menor que un ángulo de 20° (la agudeza visual normal es de 20/20.
  • Son ciegos, los que carecen de visión y requieren de material alternativo, que puede ser impreso pero en alto relieve, concreto, tridimensional.
  • La evaluación de entrada para ubicar a este alumno en la escuela incluye :
    – Valorar la visión funcional.
    – La inteligencia y desarrollo cognitivo,
    – Habilidades psicomotoras,
    – Rendimiento académico (desarrollo conceptual, lectura en braille y material impreso, habilidades auditivas, interacción social y habilidades recreativas. Así mismo : habilidades de autoindependencia, de habilidades cotidianas, la orientación y movilidad, habilidades comunitarias y vocacionales.)
  • El Docente de Educación Especial apoya en el ejercicio de evaluación, cuando el niño con déficit visual está integrado en básica regular.

La evaluación a educandos con necesidades especiales por déficit auditivo.

El alumno con deficiencia auditiva tiene necesidades compartidas con el resto de sus compañeros, relativas a su desarrollo cognitivo, motórico, afectivo y social, a las que se debe dar respuesta, esto significa que la propuesta educativa para los sordos siempre ha de tener como marco el currículo ordinario, con los mismos objetivos generales que para el resto de los alumnos, y no un currículo paralelo basado sólo en el aprendizaje de la lengua oral.

Si consideramos que el alumno sordo recibe la información fundamentalmente por la vía visual, es evidente que éste es un aspecto relevante a la hora de evaluar al alumnado con deficiencia auditiva sin olvidar por supuesto que todos los sordos no son iguales y que entre éstos la variabilidad es alta.

Los alumnos sordos pueden acceder a los mismos aprendizajes que el resto de sus compañeros de su edad, siempre y cuando facilitemos el acceso a dichos aprendizajes mediante materiales específicos creados para tal fin.

También es necesario que el profesor dentro del aula modifique su metodología, actitud, expectativas hacia los alumnos sordos. Una educación satisfactoria para la mayoría de los sordos debe prepararles para convivir y desarrollarse en dos realidades sociales que para ellos son complementarias la realidad de la sociedad de los oyentes y la realidad de la
comunidad de sordos.

Respecto al qué y cuándo evaluar en líneas generales, se evaluará la adquisición de las competencias, capacidades y actitudes (no un aprendizaje memorístico), los avances del alumnos en relación con los niveles de logro planteados para él, en respuesta a sus necesidades educativas especiales (evaluación criterial) y no en relación al avance del resto del grupo (evaluación normativa) ,observar como se expresa como interactúa, capacidad de descripción, de estructuración, el registro se realizará dentro y fuera del aula las actitudes en relación a exposiciones de clase, su interacción en trabajo de grupos, su participación en clase, su capacidad de colaboración, solidaridad. (valores)

En la evaluación con educandos son necesidades especiales no se debe limitar a realizar una evaluación sumativa de entrada y salida, es básico dar más importancia a las evaluaciones de proceso, que nos va a permitir reajustar la respuesta educativa as las necesidades del alumno, en el momento oportuno (cuándo).

En relación a cómo debemos flexibilizar los criterios respecto a los procedimientos e instrumentos de evaluación : puede ser necesaria una evaluación individualizada . Es necesario introducir nuevas formas de evaluar además de las ya tradicionales ( oral y escrita), tales como la observación del trabajo de los alumnos, su participación en los juegos, actividades, diálogos, siendo estas dos últimas, también útiles en la evaluación del contexto.

Las necesidades educativas que les atribuimos a los educandos con dificultades en el aprendizaje van a determinar que objetivos priorizar, que secuencias seguir, como evaluar, que aspectos metodológicos potenciar, con qué recursos humanos y materiales contar, como organizar nuestra práctica para que todo lo demás sea una realidad.

Adaptaciones de acceso.

Es necesario tener en cuenta que los educandos sordos requieren de ciertas adecuaciones de acceso como de comunicación, en el desarrollo cotidiano del trabajo del aula como de evaluación. Entre dichas adaptaciones se encuentran las ambientes en las que se debe tener en cuenta.

  • Ubicación preferencial en el aula (a fin de facilitar la lectura – labio – facial del alumno sordo).
  • Buena iluminación que ayude la percepción visual.
  • Toma de conciencia de la necesidad de hacer más visible la comunicación en el aula por medio del uso de gestos, señalamientos y ayuda visuales para el aprendizaje.

Nivel de adaptación de acceso a la comunicación.

El uso de técnicas orales (lectura labio – facial habla) y técnicas gestuales (alfabeto manual, lenguaje de señas, expresión de consignas durante la evaluación y el desarrollo de los aprendizajes.

Instrumentos de evaluación.

No se trata de presentar un instructivo para elaborar instrumentos si sólo algunas recomendaciones que pueden ser útiles para tal fin. El maestro sabrá valorarlas y adaptarlas a las necesidades especiales del alumno, teniendo en cuenta las implicancias propias de su necesidad especial.

Los medios para recopilar información son prioritariamente en caso de educandos ciegos o con visión sub-normal el diálogo y en el caso de educandos sordos la observación.

Los problemas de redacción u ortografía solamente se marcarán pero no serán determinantes para juzgar un texto.

El maestro registra sus observaciones por escrito y así tener más información para la evaluación y determinar calificaciones.

Así mismo se pueden utilizar otras estrategias como:.

  • Evaluaciones orales escritas, de ejecución y cada una de ellas puede construirse adaptada a la necesidad generada por el déficit del educando.
  • Pruebas de respuesta abierta o de opción múltiple, son de mayor accesibilidad para los educandos con necesidades especiales.

Evaluación de los aprendizajes de educandos con deficit visual.
Características:.

Ver cuadro aquí .

Evaluación de las Necesidades Educativas Especiales por talento y superdotación.

Es necesario considerar la importancia de la identificación de los educandos con talento o superdotación, y señalar con precisión cuál es su finalidad. Ella fundamentalmente tiene que ver con el conocimiento de las características individuales de todos y cada uno de los alumnos para plantear las adaptaciones curriculares pertinentes, potenciando al máximo sus posibilidades en el contexto educativo. Se trata de evitar que se desaproveche las potencialidades, es decir las altas habilidades de estos alumnos.

El modelo de Renzulli define la superdotación como la combinación de tres características fundamentales que actúan en interacción:

  1. Inteligencia general, superior a la media
  2. creatividad, más que pensamiento divergente
  3. compromiso con la tarea o motivación

Renzulli concede más importancia a los factores ambientales familia y escuela principalmente, para el desarrollo de las características ligadas a la superdotación. Monks destaca el papel de los factores sicosociales representados en la familia, compañeros y la escuela como condicionantes de cada uno de los tres factores.

Asimismo, estos educandos talentosos plantean necesidades educativas especiales, que a veces no resulta fácil identificar, y con las dificultades que ofrece su integración en la escuela regular, tiene que hacer frente a algunas desventajas. Estos educandos tienden a mostrar autoconceptos más bajos cuando presentan problemas de aprendizaje. Aquí va a resultar útil fortalecer su autoestima valorando sus fortalezas y sus oportunidades personales.

Criterios.

Nuestros programas de fomento del talento y la sobredotación se han adherido a la opción más desarrollada para atender a estos alumnos: el aula habitual promoviendo toda una línea de trabajo de enriquecimiento curricular

El mito de la atención educativa de quien presente altas habilidades en espacios exclusivos así como que se solía precisar que el talento es un atributo. Importantes soportes pedagógicos argumentan que es posible orientar, estimular la emergencia del talento y la superdotación. En este marco consideremos que la oportunidad, la motivación, la práctica y el esfuerzo personal desde el aula regular es y debe ser impulsado.

El enriquecimiento es una estrategia que consiste en proporcionar experiencias de aprendizaje ricas y variadas. Incluye la incorporación de materias o áreas de aprendizaje que no se hallan normalmente en el currículo, pero además puede significar el uso de materiales más complicados o profundos en determinados temas.

El aula habitual representa la opción de la integración. Los estudiantes necesitan educarse dentro de grupos heterogéneos, con diversidad de talentos y habilidades. A ello se puede adicionar la posibilidad que tiene el maestro ordinario de adaptar el Programa de enseñanza y la metodología de trabajo a fin de dar respuesta a las necesidades de los talentosos y superdotados (los superdotados: de alta inteligencia, los talentosos: de alta habilidad en determinados campos, aunque también se les utiliza como sinónimos).

Otra área de trabajo con estos educandos puede ser el apoyo que estos chicos con talento pueden brindar a los demás, haciendo de monitores.

Por tanto, la evaluación tiene que considerar los procedimientos educativos estimados esenciales en los diseñados para todos los alumnos. Cada estudiante tendrá la oportunidad de recibir ayuda especial en aquellas ocasiones donde se demuestre dicha necesidad.

Indicadores.

Alcanzamos algunos elementos sugerentes que deben ser enriquecidos y dosificados, en lenguaje, desarrollo sicomotor y personal social.

  • Lenguaje: Hablar, leer, vocabulario amplio
    . potencialidad en atención y concentración
    . resolución de problemas
    . actividades sofisticadas
    . interés por libros, enciclopedias, dibujo, música, y otras artes.
  • Sicomotricidad: Control motor fino en escritura, coloreado, construcciones, etc.
    . gusto por proyectos que requiere investigación.
    . explora cosas.
    . destrezas físicas para prácticas del deporte.
  • Personal social: Es muy independiente
    . interactúa más con sus mayores
    . conciencia de temas: guerra, muerte, hambre, pobreza.

En este sentido, áreas de desarrollo de superdotación y talento a considerar son: habilidad intelectual general o talento, aptitud o talento académico específico, pensamiento creativo y productivo, habilidad de liderazgo, talento artístico, habilidad sicomotora.

Instrumentos.

En el trabajo educativo integrado hay que estimar todos los instrumentos de la escuela regular, los diferentes tipos de pruebas, testimonios, fichas y cuestionarios escritos. Para la identificación de los educandos con talento y/o sobredotación las pruebas objetivas o formales se agrupan en las siguientes categorías:

  • Test de inteligencia general tanto colectivas como individuales, test de aptitudes diferenciales, test de aptitudes específicas, y test de creatividad.
  • Pruebas estandarizadas, de ejecución o rendimiento y concursos científicos – artísticos.
  • Inventarios de personalidad, motivación y estilo intelectual.Finalmente estimamos que en este tema todo educador debe tener muy presente a Sternberg, quien sostiene que la inteligencia no funciona en el vacío sino en estrecha interacción con un mundo individual, mecanismos mentales para solucionar problemas, y el uso de estos mecanismos para lograr la adaptación al medio.

Escrito por: Unidad de educación especial, PERU.

Fuente:
portal.huascaran.edu.pe

Educrea desarrolla sus cursos de capacitación docente en todo Chile. Revisa nuestra oferta de perfeccionamiento del Área Inclusión y revisa los contenidos de cada curso aquí.
Whatsapp