Desde 1999, Capacitación, Perfeccionamiento y Actualización Docente en todo Chile Acceso a plataforma online

Financiamiento SENCE - SEP - Otros

37° Escuela de Invierno

  • • 22 al 26 de julio de 2019
  • • 15 cursos simultáneos

Home » Biblioteca Docente » TICs » Un asomo a la Educación y Web 1.0, 2.0 y 3.0

Un asomo a la Educación y Web 1.0, 2.0 y 3.0

«Se dice que la educación contemporánea se ve cada día más ligada a las innovaciones tecnológicas, un análisis somero sobre su correlación entre lo que se considera Educación/Web 1.0, 2.0 y 3.0, nos permitirá ver diferencias y analogías entre ambas y de alguna manera también, confirmar la fuerte tendencia hacia la incorporación de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) en la pedagogía. Panorama que permitirá considerar que tan preparado estamos como docentes para diseñar ambientes de enseñanza-aprendizaje como los que proponen el concepto de Educación 2.0 ó 3.0, de igual forma permitirá comprender que tan capacitados están nuestros alumnos para incorporarse a estos niveles de educación.”

Un asomo a la Educación y Web 1.0, 2.0 y 3.0

Escrito por: Roberto Rosique. Catedrático fundador de la Licenciatura en Artes en la Universidad Autónoma de Baja California.

Partiendo de que el aprendizaje es un proceso de construcción de conocimiento, [.] que la instrucción es un proceso de soporte o mediación a dicha construcción que va más allá de la comunicación o transmisión de información acabada (Díaz Barriga, 2005), el diseño instruccional apoyado con las nuevas tecnologías de la información y la comunicación adquiere relevancia. Sobre este tema existen suficientes referencias que avalan su potencialidad dentro de la pedagogía y aquí, tal vez lo interesante de considerar los TICs más que simples herramientas para hacer eficiente el ejercicio de la educación, quizá habrá de replantearlas como propone Díaz Barriga (2005), a manera de herramientas semióticas o instrumentos psicológicos, «que implica una forma de razonamiento o argumentación asociada a determinadas creencias, reglas y normativas sociales que determinan a su vez el sentido y uso de dicha herramienta». En ese orden de ideas, si admitimos que la información o el conocimiento ya no se apoyan únicamente en las fuentes tradicionales para su generación, sino que es posible encontrar una diversidad de medios o recursos estrechamente ligados a las nuevas tecnologías, obliga, sin tanto recelo, a suponer en estas últimas su amplio potencial educativo. Buscaré en este breve ensayo un acercamiento a estos modelos Educación/Web 1.0, 2.0 y 3.0 haciendo un recuento sobre su correlación y divergencias; de alguna manera también corroborar la fuerte tendencia hacia la incorporación de las Tecnologías de la Información y Comunicación en la pedagogía y finalmente, deliberar si estamos capacitados docentes y alumnos para asumir estos retos.

Ante una sociedad cambiante en la que los sistemas sociales parecen estar en conflicto, en la que se habla de crisis de pensamiento e imposturas culturales, en donde vemos la consolidación de tendencias globalizadoras político-sociales dominantes, que han acentuado de manera abismal las diferencias entre riqueza y pobreza, se hace imperativo buscar vías para mitigar estos contrastes. La educación, en un atolladero también, se convierte en una ruta de escape sin retorno, más aún en sociedades depauperadas como las nuestras. Venturosamente, como en muchos otros aspectos (tecnológicos, científicos, etc.) la educación contemporánea presenta grados de desarrollo que impulsan a investigadores, docentes y epistemólogos a su conocimiento, comprensión y valoración en condiciones diferentes a las del pasado reciente (Varas, 2003). Los progresos tecnológicos cada día más insertos en la enseñanza han propiciado la categorización de la educación, tal vez, por volverse facilitadores y generadores de un aprendizaje autónomo o porque señalan otra ruta hacia una educación significativa; lo cierto es, que desde la aparición del Internet la información generada, dispersa en un principio, se reorganiza con el tiempo y se vuelve partícipe, hoy ya indispensable, de la enseñanza.

Hablar de Educación 1.0, es continuar imaginando a la enseñanza impartida por profesores certificados, recluidos en un aula ante un receptor (el alumno), que dispone de la información vertida por el catedrático y los libros seleccionados para el curso, para ir conformando su aprendizaje; de esto Fernando Santamaría (2007) en su blog Espacio educativo opina que:

La educación 1.0 es un proceso unidireccional en su mayor parte, en donde los alumnos adquieren la información generalmente de manera pasiva proporcionada por los docentes, lo que induce al estudio individual.

Trabajan sus contenidos a través de apuntes, artículos, libros de texto, vídeos y, en los últimos tiempos, la web.

Se podría decir que es similar a la primera generación de la web (Web 1.0), que se caracteriza por ser estática, contenedora de documentos que jamás se actualizaban y sólo permitían su lectura; lo que equivaldría a proporcionar información de manera pasiva y lineal. Todo lo contrario parece suceder al referirnos a la Educación 2.0, que tiene como centro el mismo concepto que la web 2.0: el trabajo colaborativo y la creación de conocimiento social (Haro, 2007). Aquí haré un amplio paréntesis para tratar de explicar lo relevante de este cambio y su injerencia en la enseñanza.

Vemos como en los últimos 15 años se presenta un nuevo panorama para la educación como consecuencia de la evolución de la Tecnología de la Información y la Comunicación, lo que ha dado pie, entre otras cosas, a la innovación de pedagogías educativas. La World Wide Web ha sido testigo de una serie de cambios importantes desde su creación (Web 1.0)1 en la que si bien se consideraba una tecnología de acceso porque difundía información, datos, dejaba poco espacio para la participación y la colaboración entre usuarios de la Red; la Web 2.0, se ha convertido en una tecnología de participación, es decir, brinda un mayor acceso a la información, más posibilidades de interactuar socialmente, intercambiar opiniones y datos, entre otras cosas. La expresión Web 2.0 arribó para quedarse, aunque agregaría: temporalmente (como lo hacen ver distintos investigadores), para dar paso a un tercer nivel, del que aún los países subdesarrollados, lamentablemente, nos encontramos muy distantes.

El término Web 2.0 se hizo popular desde el 2004 por Tim O’Reilly y John Batelle, después de una serie de conferencias organizadas por el primero, en las que hacían referencia a una segunda generación de la historia de la Web caracterizada por fomentar la colaboración y el intercambio de información entre los usuarios, es decir, la creación de contenidos, el aumento de la interacción social, como es natural formando comunidades de práctica2 y redes sociales3 (Keats y Schmidt, 2007). El término Web 2.0, explica O’Reilly (2004): «no tiene una clara frontera, sino más bien, un núcleo gravitacional. Usted puede visualizar la Web 2.0 como un sistema de principios y prácticas que conforman un verdadero sistema solar de sitios que muestran algunos o todos esos principios, a una distancia variable de ese núcleo» (ver en el anexo el Mapa Meme de la Web 2.0)4. En términos generales, cuando se menciona la palabra Web 2.0, se hace referencia a una serie de aplicaciones y páginas de Internet que utilizan la inteligencia colectiva5 para proporcionar servicios interactivos en la Red dando al usuario el control de sus datos. O»Reilly nos dice que el principio fundamental que se esconde detrás del éxito de los gigantes (navegadores) nacidos en la era de la Web 1.0 que han sobrevivido para liderar la era de la Web 2.0, es que han abrazado el poder de la web para explotar la inteligencia colectiva. De ahí la relevancia que adquiere la Web 2.0 en el ámbito del mercado mundial y de manera particular (por lo menos en lo que a nosotros nos concierne) en la pedagogía. Peña y Coroles (2006), resumen que la más profunda de las transformaciones de la Web 2.0 reside en la reinvención de la manera en que la información circula por la Red, democratizando y poniendo a disposición de todos los usuarios la capacidad de programar el comportamiento de diferentes flujos de datos que interactúan entre sí de maneras hasta hace poco inimaginables. Dan Gilmore (2004), en su libro Nosotros el medio, insiste también en que la primera gran transición se produjo cuando la Web se convirtió en un sistema de lectura y escritura, un gran cambio que está todavía en progreso. La gran revolución en este ámbito tuvo lugar con los servicios como los blogs6, los diarios personales y los wikis7. Ahora no sólo la gente podía crear sus propios sitios web, sino que podía actualizarlos fácil y rápidamente. Otra de las grandes contribuciones que ofrece la Web 2.0, son las nuevas formas de clasificación de la información; De la Torre (2007), dice al respecto:

«Hasta ahora los bancos de información (materiales educativos, programas, enlaces, artículos, etc.) que se podían encontrar en la Red se basaban en un sistema de tipo jerárquico o mediante facetas; se trataba de intentar clasificar la información mediante unos aspectos determinados, que son accesibles por los usuarios».

Ahí encontramos el uso de las folcsonomías8 que según un monográfico publicado en el Blog de la Biblioteca de la Facultad de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca, «es una indexación social, es decir, la clasificación colaborativa por medio de etiquetas simples en un espacio de nombres planos, sin jerarquías ni relaciones de parentesco predeterminadas», y surgen cuando varios usuarios colaboran en la descripción de un mismo material informativo y comparten las categorizaciones. A cada elemento almacenado el usuario le designa una o varias palabras claves o etiquetas (tags)9, que puede incluso, compartir con otros usuarios. Esta gran diversidad de herramientas que aparecen a diario y que junto con los Servicios Web10 que proporcionan mecanismos de comunicación estándares entre diferentes aplicaciones y que interactúan entre sí para presentar información dinámica al usuario (W3c, 2009); en conjunto permiten agilizar la participación e ir conformando las redes sociales. Todas estas novedades tecnológicas nos dice De la torre (2007), tienen un nexo de unión común, que supone una forma diferente de acceder a los contenidos: el RSS11, que en términos generales, es una forma eficiente de estar al día en Internet y no tener que navegar entre cantidades inacabables de información y lograr que ésta llegue a nosotros. Existen infinidad de ejemplos de cómo acceder a los RSS fácilmente (RSS in plain, es uno de ellos). En resumidas palabras, señala el autor antes referido «Te instalas un programa en tu ordenador, o usas un servicio Web gratuito, en el que recibes a diario todas las novedades aparecidas en los sitios que te interesan sin tener que estar moviéndote incómodamente de un lado para otro».

La estrecha correlación de la Web 2.0 con la Educación 2.0, es evidente particularmente desde el discurso constructivista que nos remiten a la idea de la función docente que se aleja de todo sesgo impositivo, escolástico y autoritario de cualquier orden (Varas, 2003), que persigue sea el estudiante quién proponga metas a alcanzar de tal forma que sean ellos quienes interactúen y exploren y de esa manera hacerse de nuevos conocimientos y adaptarlos a los existentes y así, arribar a un aprendizaje significativo. El paralelismo de ambos modelos en cuanto al valor del aprendizaje colaborativo desde los aspectos Interculturales hasta los socioafectivos. En esta equivalencia de objetivos, los beneficios de la Web a la pedagogía parecen alentar hacia metas significativas.

No obstante, estas ventajas de la Web 2.0, que por lógicas se antojan irrefutables, Fernando Santamaría (2007), nos hace un recapacitado planteamiento bastante apegado a la realidad:

La educación en ella misma no se transforma de manera significativa a pesar de existir la infraestructura para una transformación de amplias miras, ya que las circunstancias en las que se usa la tecnología aún están demasiado incrustadas en el entramado de la Educación 1.0 (el peso de la tradición y de las estructuras educativas).

Esta observación pertinente, que debemos suponer con referencia explicita para España, de inmediato nos remite a nuestro universo educativo, en el que por un lado, aún no se supera el atraso general que nos caracteriza como un país subdesarrollado y por otro, a la falta de aprovechamiento de estos progresos tecnológicos, con la excepción de algunas instituciones de educación superior que se han preocupado por implementarlos; lo que hacen sospechar un futuro progreso educativo lejano e incierto. Sin embargo, la accesibilidad para llegar a estas innovaciones tecnológicas facilita el abordaje y esto por un lado alienta su factibilidad y por otro, nos exhortan y compromete a encontrar rutas prácticas y cortas, si es que planeamos como objetivo esencial la necesidad de una educación de calidad.

La tendencia hacia donde nos movemos hace suponer que la Educación 3.0, es donde encontraremos la trasformación de la educación superior, en la cual se ofertarán oportunidades educativas transinstitucionales, transculturales en las que los mismos aprendices desempeñarán un papel de creadores del conocimiento compartidos a través de las redes sociales. Aún estamos lejos de la educación 3.0, nos señala Santamaría (2008), particularmente los países en vías de desarrollo «Sin embargo, podemos estar lo suficientemente cerca de un punto de inflexión para diseñarla de forma que sea ventajoso para la educación y para las instituciones educativas».

Tenemos ya investigaciones que orientan la Web 3.0 hacia la búsqueda de un Internet más inteligente, basada en lo que se conoce como Web Semántica (SemWeb): «hacer más accesible los conocimientos a los programas informáticos», buscar obtener respuestas pertinentes a las preguntas (Farber, 2008). Se busca que la plataforma Web se convierte al mismo tiempo en una plataforma de desarrollo: más inteligente, más personalizada, más contextualizada y por ende más interrelacionada con la educación. Vemos los cambios significativos que en un corto tiempo se han dado (ver la tabla de John Moravec, 2008)12 y vemos también, que incorporarse a estas nuevas modalidades tecnológicas para generar una educación de calidad ya no puede ser un pretexto, dada las facilidades para accesar a ellas.

Entendemos que alumnos y maestros deben adquirir las competencias necesarias para saber enfrentarse al mundo digital y globalizado que caracteriza a la sociedad actual y, todavía más, la de un futuro inmediato. Sabemos de la importancia de comenzar a trabajar en competencias (digitales o tecnológicas) que según los estándares educativos elaborados por expertos como los de la Sociedad Internacional para la Tecnología en Educación (ISTE) son aquellas que hacen que los estudiantes demuestren pensamiento creativo, construyan conocimiento y desarrollen productos y procesos innovadores utilizando tecnología. Aquellas que hacen que utilicen medios y entornos digitales para comunicarse y trabajar de forma colaborativa para apoyar el aprendizaje individual y contribuir al aprendizaje de otros. Vemos un alentador futuro pedagógico siempre y cuando estos alicientes tecnológicos se conviertan realmente en herramientas que contribuyan al bien común; sin perder de vista, antes que nada que «lo fundamental -como dice Boris Mir (2007), en su blog La mirada pedagógica- está en determinar si poseemos competencias digitales para poder ejercer la función docente en el siglo XXI. Y, respecto a los alumnos, si las actividades que proponemos desarrollan realmente competencias digitales o son una mera transposición de actividades tradicionales a las nuevas herramientas»; y estas son unas de las grandes cuestiones que estamos obligado a replantearnos constantemente.

En respuesta a la primera interrogante ¿Estamos preparado como docentes para diseñar ambientes de enseñanza-aprendizaje como los que proponen el concepto de Educación 2.0 ó 3.0?, convendría considerar antes que otra cosa la ubicación del contexto en que nos desarrollamos, porque de ello dependerá en gran parte la respuesta; en el caso particular y el de los catedráticos de la Universidad Autónoma de Baja California, cuya vertiente pedagógica apunta hacia una instrucción vinculada con el constructivismo sociocultural, pero aún centrada en contenidos curriculares presenciales, encontramos por un lado, que si bien existe la preocupación por desarrollar medios de aprendizaje apoyados con tecnologías de la información y comunicación, hay todavía una infraestructura insuficiente para ello, a la que sumaríamos, un desconocimiento en un sector importante (esto es una apreciación personal) de la planta académica sobre los beneficios que estas innovaciones tecnológicas pueden proveer a la educación; no obstante, estas condiciones, optimistamente perfectibles, quienes participamos en la formación docente donde adquirimos información sobre la realidad de los programas educativos del país y del mundo, de las innovaciones pedagógicas ya implantadas en otros continentes y con resultados alentadores, de lo fundamental que resulta el aspirar a una educación significativa, nos hace suponer o más bien, me hace suponer, aunque -como expresaría Fernando Santamaría- todavía nos pesa la tradición de las estructuras educativas, que sí estamos preparados para diseñar programas dentro del concepto educación 2.0, considerando también que son los objetivos que ha venido persiguiendo la propia universidad y en cuanto a la segunda interrogante ¿que tan capacitados están nuestros alumnos para incorporarse a estos niveles de educación? me parece que nadie mejor que ellos tienen la capacidad de incorporarse a estos modelos, dado su crecimiento y desarrollo, casi a la par, con los avances tecnológicos, particularmente con los relacionados a las TICs que es notorio de manera intensa en los últimos años. El estar familiarizados a estos instrumentos les será fácil incorporarlos como recursos para un aprendizaje significativo, de esto, no creo existan dudas.

Concluiría conjeturando que ya no podemos postergar -si es que aspiramos a una enseñanza de calidad- los beneficios de incorporar los progresos tecnológicos a la educación, aún cuando sigamos anclados (que tampoco es por ello alarmante) en un modelo presencial, pero sobre todo (esto sería lo preocupante), a modelos pedagógico obsoletos ya inconexos de la realidad que vivimos, por cierto, con pasmosa celeridad. Que estas ventajas de la Web 2.0 en la educación seguirán estando supeditadas a los niveles de competencia que los docentes tengan sobre el uso y aplicación de estos avances tecnológicos, de lo relevante que el alumno tome decisiones contemplando la participación institucional y que ésta asuma el compromiso de proporcionar los medios necesarios para implementar estas innovaciones tecnológicas.

Creo que nadie pone en tela de juicio que nuestros sistemas educativos se han vuelto obsoletos, cada vez tenemos más dudas sobre su eficiencia, esto, si bien lleva a cuestionamientos severos y a la búsqueda de culpables, no permite llegar a entendimientos claros y menos a soluciones precisas; sin embargo, nos obliga a redoblar esfuerzos para encontrar caminos que nos permitan reorientar nuestras perspectivas educativas. Esta inquietud universal, de un tiempo atrás viene dando frutos que parten indiscutiblemente de la preocupación por una Calidad en la Educación, precepto que persigue la excelencia educativa, sustentable y para toda la vida; esta sociedad cambiante en la que nos acosan la crisis, la violencia y la penuria, sólo le queda esta ruta para lograr el equilibrio, camino impostergable para alcanzar el bien común.

Anexo

1. Web o la web, la red o www de World Wide Web, es básicamente un medio de comunicación de texto, gráficos y otros objetos multimedia a través de Internet, es decir, la web es un sistema de hipertexto que utiliza Internet como su mecanismo de transporte o desde otro punto de vista, una forma gráfica de explorar Internet. Fue creada en 1989 en un instituto de investigación de Suiza, la web se basa en buscadores y el protocolo de transporte de hipertexto= http (hypertext transport protocol). La mayoría de los documentos de la web se crean utilizando lenguaje HTML (hypertext markup language).

2. Las comunidades de práctica son estructuras efectivas en las organizaciones orientadas al conocimiento. Son sistemas de aprendizaje informal a través de las organizaciones. Son espacios interactivos que permiten a las personas en una organización alcanzar el máximo potencial. Son espacios para profundizar y documentar el conocimiento que se va generando. (Martín P, Marisa, 2003)

El término fue estudiado por Etienne Wenger (1998), Pablo Peña (2001) y Antoni Garrido (2003). Observando el conocimiento que se difunde desde una comunidad científica y buscando potenciar este hecho a nivel corporativo como una institucionalización de la vieja ‘tormenta de ideas’, se recrean las comunidades de práctica. En una de ellas, es el mismo grupo quien establece los objetivos de aprendizaje y estos a su vez son seleccionados en el contexto de la ‘práctica del trabajo en la corporación’.(Wikipedia).

3. Una red social es un conjunto finito de actores y la relación o relaciones definidas entre ellos para un propósito de estudio determinado (Wikibooks). «Las Redes son formas de interacción social, definida como un intercambio dinámico entre personas, grupos e instituciones en contextos de complejidad. Un sistema abierto y en construcción permanente que involucra a conjuntos que se identifican en las mismas necesidades y problemáticas y que se organizan para potenciar sus recursos» (Aruguete, Gustavo, 2001. Jornadas sobre Gestión en Organizaciones del Tercer Sector en la Universidad Di Tella de Buenos Aires, Argentina, en noviembre de 2001).

4. La figura siguiente muestra un Mapa Meme de la Web 2.0 que fue desarrollado en una sesión de brainstorming durante el FOO Camp, una conferencia en O’Reilly Media. Es fundamentalmente trabajo en curso, pero manifiesta las muchas ideas que irradian desde el núcleo de la Web 2.0.

5. De todas las encarnaciones de Internet, el modelo de la Web 2.0 es el que más se acerca a implementar de manera efectiva la visión de Internet como un sistema nervioso compartido, como una inteligencia global, colectiva distribuida, donde una estructura de significado emerge de los procesos colaborativos desarrollados por todos sus usuarios. Incluso cuando estos procesos son tan banales como etiquetar millones de fotografías y asignarles palabras claves. La idea de que la Web acabará convirtiéndose en un sistema nervioso global, un cerebro en el que cada internauta constituye una neurona y que acabará generando algún tipo de inteligencia colectiva que produzca pensamientos e ideas por encima de las capacidades de cada una de sus pequeñas partes.(De Vicente, 2005).

6. Este término inglés blog o weblog proviene de las palabras web y log (‘log’ en inglés = diario). El término bitácora, en referencia a los antiguos cuadernos de bitácora de los barcos, se utiliza preferentemente cuando el autor escribe sobre su vida propia como si fuese un diario, pero publicado en Internet (Wikipedia).

7. Un wiki (o una wiki?) sirve para crear páginas web estructuralmente complejas de forma rápida y eficaz, pues permite a sus usuarios incluir con sencillez textos, hipertextos, páginas, documentos digitales, enlaces y otros elementos. (De la Torre y Muñoz, 2007).

8. Folcsonomía. Derivado de taxonomía, el término folksonomy ha sido atribuido a Thomas Vander Wal. Taxonomía procede del griego «taxis» y «nomos»: Taxis significa clasificación y nomos (o nomia), ordenar, gestionar; por su parte, «folc» proviene del alemán «pueblo» (Volk). En consecuencia, de acuerdo con su formación etimológica, folcsonomía (folc+taxo+nomía) significa literalmente «clasificación gestionada por el pueblo (o democrática)».(Wikipedia).

9- Una etiqueta (o tag) es una marca con tipo que delimita una región en los lenguajes basados en XML. También puede referirse a un conjunto de juegos informáticos interactivos que se añade a un elemento de los datos para identificarlo (Oxford English Dictionary). Con la llegada de la World Wide Web ha habido una invasión de tags. La Web se basa en el HTML, o «lenguaje de marcado de hipertexto», que está basado en el uso de etiquetas. Las etiquetas (entre otras muchas cosas) le dicen al programa visualizador de páginas web (o browser) en qué juego de caracteres está la página, de qué tipo es cada uno de los fragmentos de texto que contiene (por ejemplo, encabezamiento, texto normal, etc.), si están alineados a un lado o centrados, en qué tipo de letra está el texto (cursiva, negrita, etc.), si hay tablas, de qué anchura son, etc. Es decir: le dan las instrucciones para que nos presente la página en pantalla. (Wikipedia).

10. Servicios Web.

Web Services Protocol Stack: Así se denomina al conjunto de servicios y protocolos de los servicios Web.

XML (Extensible Markup Language): Es el formato estándar para los datos que se vayan a intercambiar.

SOAP (Simple Object Access Protocol) o XML-RPC (XML Remote Procedure Call): Protocolos sobre los que se establece el intercambio.Otros protocolos: los datos en XML también pueden enviarse de una aplicación a otra mediante protocolos normales como HTTP (Hypertext Transfer Protocol), FTP (File Transfer Protocol), o SMTP (Simple Mail Transfer Protocol).

WSDL (Web Services Description Language): Es el lenguaje de la interfaz pública para los servicios Web. Es una descripción basada en XML de los requisitos funcionales necesarios para establecer una comunicación con los servicios Web.

UDDI (Universal Description, Discovery and Integration): Protocolo para publicar la información de los servicios Web. Permite comprobar qué servicios web están disponibles.

WS-Security (Web Service Security): Protocolo de seguridad aceptado como estándar por OASIS (Organization for the Advancement of Structured Information Standards). Garantiza la autenticación de los actores y la confidencialidad de los mensajes enviados… (Wikipedia).

11. A través de los RSS, el usuario tiene la opción de suscribirse al contenido de una página Web o alguna de sus secciones. Dichos contenidos se cargarán automáticamente en la computadora u otro tipo de terminal del usuario. El suscriptor recibe así la información más actual de forma cómoda y automática. Las suscripciones no están limitadas únicamente a los archivos de texto, sino que también pueden incluir archivos de audio y video. Para usarlo hay dos pasos: el primero es que se necesita un «home» para leer los nuevos artículos que será una página Web llamada «lector». Es gratis y lo único que se necesita es una cuenta. El segundo paso consiste en establecer una conexión entre nuestro lector y los sitios favoritos. Esto último es muy importante y se llama «suscribirse», que casi todos los blogs y sitios de noticias lo permiten. Para esto se necesita hacer dos cosas: la primera es suscribirse a un lector, y la segunda es ir a nuestros sitios favoritos, hacer clic en el ícono y suscribirse.

12. La Tabla de John Moravec:

Bibliografía
• Competencias digitales. Internatuional Society for Technology in Education. Tomado de la Red el 1 de abril de 2009, desde: http://www.iste.org/
• Comunidades de práctica. Tomado de la Red el 6 de abril de 2009, desde: http://es.wikipedia.org/wiki/Comunidades_de_pr%C3%A1ctica
• De la Educación 0.1 a la 0.3. Tomado de la Red el 4 de abril de 23009, a las 12.40 horas desde: http://humanismoyconectividad.wordpress.com/2008/04/06/de-la-educacion-10-a-la-30/
• De la Torre, Aníbal (2006). Edutec. Revista Electrónica de Tecnología Educativa. Núm. 2. Tomado de la Red el 26 de marzo de 2009, desde: http://www.uib.es/depart/gte/gte/edutec-e/revelec20/anibal20.htm
• De la Torre, Aníbal y Muñoz, Francisco (2007). Un nuevo medio para el aprendizaje colectivo.EDU-WIKIS. Tomado de la Red http://www.linux-magazine.es/issue/32/077-080_EducacionLM32.crop.pdf
• De Vicente, José Luis (2005). Inteligencia colectiva en la Web 2.0, Tomado de la red el 2 de abril de 2009, desde: http://www.elastico.net/archives/005717.html
•  Díaz Barriga, Frida (2005). Principios de diseño instruccional de entornos de aprendizaje apoyados con TIC: un marco de referencia sociocultural y situado. Tomado dela Red el 2 de abril de 2009, desde: http://cursa.ihmc.us/rid=1197697109500_1928608710_8051/c56art1.pdf • Farber, Dan (2008). Outside the lines. Tomado de la Red el 10 de marzo de 2009, desde: http://news.cnet.com/otl/
• Haro, Juan José, (2007).Web 2.0. Tomado de la Red el 2 de abril de 2009, desde http://www.sociedadytecnologia.org/jjdeharo/weblog/312.html • Keats, Derek. Schmidt, Philipp (2007). The génesis and emergence of eduaction 3.0 in higher education and its potential for Africa. Volume 12, Number 3.
• Gilmore, Dan (2004). Nosotros el medio. (We the Media: Grassroots Journalism By the People, For the People) Editado por J.D. Lasica. Traducido por Guillermo Franco M. Madrid
• Martí P, Marisa (2003). Comunidades de práctica. Tomado de la Red el 6 de abril 2009 desde http://www.itesm.mx/va/dide2/doctos_2007/dr_duran.pd
• Mir, Boris (2007). Competencias digitales, glosa al meme de Ayerbe. Tomado de la red el 6 de abril de 2009, desde: http://lamiradapedagogica.blogspot.com/2007/07/competencias-digitales-glosa-al-meme-de.html_
• O’Reilly (2004). Qué es Web 2.0. Patrones de diseño y modelo del negocio para la siguiente generación de Software.
• Peña y Córcoles, C (2006) Web 2.0 y difusión de la investigación: reseña del seminario Revista de Internet, derecho y política . Tomado de la Red el 31 de marzo desde: http://www.uoc.edu/idp/3/dt/esp/pena_corcoles.pdf
• Santamaría, Fernando. Espacio educativo. Tomado de la Red el 5 de marzo de 2009 a las 11. 00 horas desde: http://www.aulablog.com/planeta/user/22
• Santamaría, Fernando (2008). Integración del aprendizaje informal en el aprendizaje formal. Tomado de la Red el 30 de marzo de 2009 desde: http://www.gabinetedeinformatica.net/wp27/2008/06/
• RRS in plain. Yotube.Tomada de la red el 30 de marzo desde: _Servicios Web. Tomado de la red el 4 de abril de 2009 a las 12.00 horas, desde: http://mx.youtube.com/watch?v=DQ_UL-5rYXQ
• Universo Abierto, Universidad de Salamanca. Tomado de la red el 4 de abril de 2009 a las 10.30 horas, desde: http://www.universoabierto.com/907/monografico-folcsonomias/
• Varas, Ibar. Tendencias Predominantes de la Educación Contemporánea. Investigación y Postgrado, abr. 2003, vol.18, no.1. Tomado de la Red el 1 de abril de 2009, desde: http://www.scielo.org.ve/scielo.php?pid=S1316-00872003000100007& script=sci_abstract
• Wikibooks. Tomado de la Red el 3 de abril de 2009 a las 10.00 horas, desde: http://es.wikibooks.org/wiki/
• Wikipedia. Tomado de la Red el 3 de abril de 2009 a las 10.30 hrs., desde: http://es.wikipedia.org/wiki/Blog
• Wikipedia. Tomado de la Red el 3 de abril de 2009 a las 10.40horas, desde: http://es.wikipedia.org/wiki/Folcsonom%C3%ADa
• W3c, WWW consortium, España. Guía breve de servicios Web. Tomado de la red el 7 de abril de 2009 desde: http://www.w3c.es/Divulgacion/GuiasBreves/ServiciosWeb

Fuente:

• www.monografias.com

Educrea desarrolla sus cursos de capacitación docente en todo Chile. Revisa nuestra oferta de perfeccionamiento en nuestras 9 áreas de estudio y revisa los contenidos de cada curso aquí.