Desde 1999, Capacitación, Perfeccionamiento y Actualización Docente en todo Chile Acceso a Mi Portal
Campus Virtual Educrea
Cursos On-line Educrea Perfeccionamiento sin fronteras.
Ver Más

Financiamientos: SEP-FAEP-PIE-Particular. Estamos en Convenio Marco

Campus Virtual Educrea
Campus Educrea Los participantes acceden al Campus Virtual Educrea, plataforma que facilita los aprendizajes y disponibiliza materiales virtuales concretos, tanto para su trabajo personal como grupal.

Financiamientos: SEP-FAEP-PIE-Particular. Estamos en Convenio Marco

Campus Virtual Educrea
Tutores Educrea Nuestros programas son diseñados por EDUCREA y dictados por profesionales especialistas en cada temática, con amplia experiencia en aula y que han sido seleccionados y preparados por nuestro equipo académico.

Financiamientos: SEP-FAEP-PIE-Particular. Estamos en Convenio Marco

Campus Virtual Educrea
Metodología Activo-Participativa Fuerte acento sincrónico (conexión simultánea participantes - tutor) que promueve la reflexión y el trabajo colaborativo + tiempos de trabajo individuales y grupales entre cada sesión para aplicar y profundizar los conocimientos.

Financiamientos: SEP-FAEP-PIE-Particular. Estamos en Convenio Marco

Home » Novedades » Noticias » ¿Pensamiento crítico o memorización? Así es la educación que viene

¿Pensamiento crítico o memorización? Así es la educación que viene

Una de las disyuntivas permanentes en educación es la contradicción entre lo que se plantea en los documentos escritos y lo que ocurre en la práctica pedagógica en aula. Hablamos de promover en los estudiantes un desarrollo integral, que adquieran competencias para enfrentar la vida, sin embargo, metodológicamente, en gran parte de las aulas se observan estrategias arcaicas que apelan a lo memorístico, más que al desarrollo del pensamiento, y eso, en el contexto actual, no es efectivo. La gran cantidad de información a la que están expuestos niños y jóvenes, de manera constante, obliga a repensar las habilidades que deben desarrollar.

Frente a tanta información y tan diversa, resulta clave contar con herramientas para analizar y discriminar los contenidos a los que pueden acceder, y más que nunca, que sean autónomos intelectualmente para enfrentarse a cualquier contexto.  Esto es factible de lograr mediante el fomento del pensamiento crítico en las escuelas y liceos, ya que, si se desarrolla desde una temprana edad, los estudiantes son capaces de utilizar la información para obtener conocimientos nuevos, tomar decisiones y resolver problemas, pudiendo diferenciar argumentos y supuestos. Entonces ¿hacia dónde debe avanzar la educación?

El pensamiento crítico es el juicio auto regulado y con propósito que permite llevar a cabo un proceso disciplinado, activo e intelectualmente hábil para la conceptualización, aplicación, análisis, interpretación, síntesis y/o evaluación, e inferencia, de información recolectada o generada, como guía para la creencia y la acción. Un pensador crítico formula preguntas con claridad, siendo inquisitivo; está bien informado y es capaz de acumular y evaluar la información que recibe además de interpretarla; argumenta sus juicios y opiniones; reconoce y es honesto con respecto a sus sesgos personales; es de mente abierta y confía en la razón; comunica de forma efectiva su proceso de razonamiento, sus conclusiones y soluciones; y está dispuesto a reconsiderar y retractarse si es necesario. 

El alumnado como protagonista
Eso sí, hay que aparcar la repetición literal de lo que dice el libro o el maestro. Hay que emprender una tarea renovadora en la que el alumnado sea más protagonista, para lo cual se cuenta con estrategias ya conocidas e implantadas, cada día más, en nuestros centros: método de proyectos, aprendizaje basado en problemas, en retos o en tareas, asambleas, aprendizaje basado en juegos, debates, mapas mentales o conceptuales, trabajo cooperativo, diálogos simultáneos y un largo etcétera que estimula a implementar nuevas formas de hacer que, sin dejar de dominar determinados conocimientos necesarios y excelentes, favorecen el aprendizaje autónomo y, por lo tanto, el desarrollo del pensamiento propio y la competencia para defenderlo.

Todo ello, acompañado de una evaluación que valore los aprendizajes conseguidos ya que, en este caso, no resulta posible hacerlo mediante un examen tradicional. Cooperar, debatir, respetar al compañero, argumentar, opinar o buscar información no son tareas evaluables en dos horas cada tres meses. Hay que valorarlas día a día, mientras se llevan a cabo las actuaciones propuestas y realizadas en el aula.

Hay que pasar de un procedimiento puntual y escrito a otros variados que ofrezcan información acerca de cómo se aprende, qué se aprende o cómo se colabora: observación, entrevista, sociometría, fotovoz, etc., plasmando los datos obtenidos en anecdotarios, listas de control, escalas de valoración y fotografías. Esto tampoco es difícil ni precisa de nueva legislación. Está todo contemplado en la autonomía pedagógica que poseen los centros, por lo que se puede aplicar ya.

Si metodología y evaluación son coherentes y, además, persiguen lograr esa autonomía de pensamiento que reclamamos, lo vamos a conseguir. En los tiempos que corren no es una ocurrencia, sino una necesidad imperiosa formar (formarnos) personas íntegras, autónomas, con pensamiento propio y capacidad de defenderlo, evitando así la manipulación evidente que se pone de manifiesto todos los días en nuestro contexto vital.

En espera de un nuevo diseño curricular
Las noticias que nos van llegando desde el Ministerio de Educación y Formación Profesional parece que responden a estas exigencias sociales y curriculares.

Ojalá se plantee un currículum más centrado en competencias necesarias para vivir en sociedad (al fin, en conocimientos aplicados, no puramente memorísticos), que favorezca el trabajo interdisciplinar y cooperativo, la colaboración activa entre el profesorado del centro y la promoción de planteamientos que fomenten, realmente, la transformación educativa que se espera desde muchos sectores profesionales.

Si la norma legal ayuda a nuevos enfoques, no cabe la menor duda de que el impulso que precisa la educación actual podrá ser un hecho que transformará la vida y permitirá avanzar con cierta confianza en un contexto incierto como el que tenemos en estos tiempos.


Casanova, María Antonia (2021) ¿Pensamiento crítico o memorización? Así es la educación que viene. The Conversation, journalistic flair. EEUU. Recuperado de theconversation

Educrea desarrolla sus cursos de capacitación docente en todo Chile. Revisa nuestra oferta de perfeccionamiento en nuestras 9 áreas de estudio y revisa los contenidos de cada curso aquí.
Whatsapp